13 de diciembre de 2011

Pese a ser “una mera anécdota”, como él mismo expone, Fran Ventoso ya sabe lo que es subir al podio pese a que todavía restan algunas semanas para el inicio de su temporada 2012. Lo hizo el pasado domingo en el Ciclocross Fira de Santa Lucía, prueba de la especialidad invernal disputada en la localidad levantina de Villanueva de Castellón y en la que el cántabro de Movistar Team aprovechó la ausencia de los mejores ciclocrossistas nacionales para subirse al tercer cajón del podio. “ No es más que una circunstancia, porque lo que menos busco con el ciclocross son los resultados. He estado entrenando este mes en Benidorm y quería aprovechar el fin de semana para darme un buen ‘calentón’ en competición”, apunta Ventoso, que secundó a los locales Daniel Guerrero y Óscar Perales en el podio de la carrera castellonense. 

El ciclista cántabro se confiesa un enamorado de la especialidad invernal, que compaginará durante un mes y medio con sus entrenamientos de carretera. “La probé por primera vez hace dos inviernos –explica Fran-. Tenía que correr el Tour de Hainan a final de año y había más de un mes sin competiciones, por lo que pensé en hacer ciclocross esas semanas para buscar una motivación. Y la verdad es que enganchó desde el primer momento. Me encanta el ambiente que hay en las carreras y todo lo que las rodea”. Pese a su flechazo con la modalidad del barro, los inicios de Ventoso no fueron fáciles: “Al principio no ganaba para tubulares, material, caídas… un desastre. Ahora no es que sea un experto, porque mis carencias técnicas son infinitas, pero sí que notas que cada día vas mejorando”. Pese a su más que demostrada calidad ciclista, para Fran las diferencias respecto a la carretera son enormes: “El ciclocross es otro mundo. Ya puedes estar muy bien físicamente –que no es mi caso ahora-, que como no tengas un poco de técnica, no tienes nada que hacer. Yo voy mejorando, pero cuando veo a los especialistas de ciclocross ves la verdadera diferencia. Parece que van deslizándose por el terreno cuando tú vas atrancado”.

Muchos beneficios y pocas desventajas
Ventoso continuará con su presencia en los ciclocroses nacionales durante un mes más: “Llevo ya tres carreras y este sábado estaré en Torrejón y, posiblemente, el domingo también en Oñati. La idea es correr todos los fines de semana hasta el Campeonato de España en Gandía -8 de enero-, en el que también me gustaría correr”. Los objetivos y los beneficios de la especialidad invernal parecen claros para el ciclista de Movistar Team: “Lo principal es pasarlo bien, me gusta el ambiente y, además, me permite hacer esfuerzos de una hora que serían mucho más complicados hacer entrenando. Y creo que también me ayuda a progresar en aspectos técnicos de cara a las clásicas. No sólo en el dominio de la bici, sino también en aspectos como la presión de las ruedas, al que los que sólo vamos una vez al año a Bélgica no prestamos mucha atención y que creo que puedan resultar importantes a la hora de atravesar el pavés. En los contras, se podría decir que corres un cierto riesgo, pero creo que es menor, incluso, al que puedes correr cuando desciendes rápido un puerto en cualquier entrenamiento”.

La competición ciclocrossista aportará un mejor punto de forma al inicio de campaña del cántabro, que debutará en Argentina (San Luis), y tendrá después tres estadios competitivos en Francia (Mediterráneo y Haut Var), Italia (Tirreno y San Remo) y Bélgica (clásicas), antes de regresar a España para correr Castilla y León –donde logró 3 de sus 5 victorias el pasado año-  en su camino hacia el Giro, con el objetivo de repetir su triunfo parcial de 2011. “No suelo tener problemas para empezar fuerte el año, pero si el ciclocross me ayuda a estar competitivo desde el inicio, mucho mejor. La primera parte del año está clara, y la segunda dependerá mucho de cómo haya sido el principio. Me gustaría hacerlo bien para tratar de ganarme un puesto para los Juegos Olímpicos. Y después, si todo va bien, hacer una buena Vuelta para tratar de estar en el Mundial”.



Partners 2017