19 de marzo de 2011

Fran Ventoso y José Joaquín Rojas, las dos grandes bazas de la escuadra telefónica, han formado parte de la vanguardia de la carrera desde que a falta de casi 80 kilómetros para el final, el grupo principal se partiera en dos, con cuarenta corredores por delante entre los que también se situaba un gran Pablo Lastras volcado en la tarea de ayuda a sus dos líderes. El grupo cabecero se seleccionó en la definitiva ascensión al Poggio, en el que el durísimo ataque de Nibali (LIQ) dejó en cabeza a ocho unidades -en las que en principio se situó Rojas, descolgado en los últimos metros de subida víctima de calambres-, a las que no pudieron llegar en el descenso los hombres de Movistar Team pese a coronar por la cima con apenas una decena de segundos perdidos.

Al final, Ventoso encabezaba, a 27 segundos del vencedor, Goss (HTC), el grupo perseguidor por delante de Petacchi, Bennati y Rojas, situando a dos Movistar Team en el top-15 de la Classicissima. Madrazo, Bruseghin y Konovalovas entraban en el primer pelotón importante tras la avanzadilla del día. La escuadra dirigida por José Luis Jaimerena, con la única excepción de las dos caídas -sin consecuencias físicas importantes- sufridas por el bielorruso Kiryienka, se libró de los múltiples incidentes vividos en la carrera y regresa mañana a España tras su periplo de diez días por tierras italianas.



Partners 2017