24 de marzo de 2011

La escuadra telefónica ha vuelto a poner toda la carne en el asado para subir a lo más alto del podio trabajando desde poco antes de la mitad de la etapa con todos sus componentes, a excepción de Tondo, que sigue (8º) ubicado en el privilegiado top-ten de la general. En coalición con el conjunto Cofidis, Iriarte y Soler lideraron el ritmo del pelotón para alcanzar la fuga del día y a ellos se unieron en la parte final Inxausti y Fran Pérez, antes de dejar en los últimos cinco kilómetros a Erviti y, sobre todo, a un gran Pasamontes, la responsabilidad de dejar bien colocado a Rojas, que pese a su esfuerzo se veía superado en los últimos metros por Cardoso (RSH) y Nizzolo (LEO). José Luis Arrieta, el director de Movistar Team, se lamentaba de la ocasión perdida: “Es una pena porque cuando ves que el rival de estos días –Petacchi abandonó por problemas físicos- no está, parece que es el día indicado. Hemos hecho todo bien, pero si el ciclismo fuera una matemática, ganaríamos siempre. Hay que seguir intentándolo. El equipo va a seguir volcado con él y Rojas, aunque, está disgustado,  mañana será el primero en mostrar que está convencido de que puede ganar y ver eso es muy importante para sus compañeros. En todas las etapas hemos estado ahí y no acabamos de rematar. De aquí al domingo, estoy seguro que nos va a llegar el premio”.

Mañana, nueva oportunidad en la quinta etapa de la Volta: El Vendrell-Tarragona, 205 kilómetros. 





Partners 2017