2 de septiembre de 2011

En la pelea por el triunfo parcial, Ángel Madrazo demostró el porqué de la aureola de gran promesa del ciclismo español que le acompaña desde las categorías inferiores. En su primera gran vuelta, el joven cántabro ha peleado hasta el último metro por la victoria con varios ataques en la parte final –secundados a falta de un kilómetro por el demarraje de López- que no le han impedido disputar también el último sprint, que lanzó demasiado lejos antes de ser superado por el ganador, Albasini (HTC), y otros cinco componentes de la fuga –David López acababa 12º-. Pese a su protagonismo creciente en carrera, Madrazo se mostraba desolado nada más cruzar la línea de meta: “Ahora mismo estoy muy triste porque no todos los días se tiene una oportunidad así. Lo siento por el equipo. Lo he intentado varias veces al final, sobre todo con Albasini, pero no me ha dado relevos y no hemos podido llegar. Venía gente muy importante en el grupo, pero sabía que él era el máximo favorito. Lo he dado todo, iba muy fuerte pero no ha podido ser. No sé si he cometido errores como suelo hacer, pero no lo he conseguido. Más que de velocidad, hoy el final era cuestión de fuerza, porque ha habido mucho desgaste durante todo el día. Es verdad que es mi primera gran vuelta y que estoy demostrando que cada día voy a más, pero eso ahora mismo no me consuela. Ha sido una etapa espectacular, increíble desde el inicio y el equipo ha estado en todas las fugas. Estoy cabreado por eso, porque hoy han apostado por mí y siento que les he fallado”.



Partners 2017