6 de septiembre de 2011

Será mañana, en una etapa con salida en Faustino V y, previo paso por el Portillo de Lunada (2ª categoría), llegada en Peña Cabarga, puerto de categoría especial en tierras cántabras, lugar de origen de Ángel Madrazo –que hoy sufría un pinchazo a poco más de cinco kilómetros de la línea de meta-, que en su primera gran vuelta se muestra ilusionado por la llegada ante su afición: “El pinchazo ha sido una anécdota y casi me ha venido bien para guardar más fuerzas para estos días. La etapa de mañana la conozco a la perfección desde Lunada hacia delante. Hasta allí me han dicho que es un sube y baja continuo y desde el puerto hay un terreno complicado, con una bajada peligrosa en la que habrá que tener mucho cuidado y con repechos que pueden hacer daño. En Peña Cabarga he entrenado bastante antes de la Vuelta y es un puerto que conozco bien. Está claro que mañana muchísima gente vamos a intentar coger la fuga y lo único que me preocupa es la reacción del pelotón por detrás, pero intentaré estar en la escapada como sea. No sólo estas dos etapas en Cantabria, sino también las dos del País Vasco me motivan muchísimo porque están cerca de casa. La afición cántabra está como loca con nosotros, no sólo conmigo sino también con el líder Cobo y con De La Fuente, que está andando muy bien. A ver si puedo darles una alegría. Físicamente me encuentro bien, sigo recuperando de los esfuerzos y eso me da confianza para lo que queda”.



Partners 2017