12 de febrero de 2012

Finalmente, las peores predicciones se cumplieron y la etapa reina del 39º Tour del Mediterráneo no pudo llegar hasta la cima del Mont Faron, habitual punto decisivo de la carrera. La última jornada de la carrera tuvo que ser nuevamente reducida y se quedó en poco menos de 80 kilómetros y un trepidante final en la cima de Les Gardes (2ª categoría), el puerto que en principio era la antesala de la ascensión definitiva.

En sus rampas, Ángel Madrazo demostró una vez más que el salto de calidad mostrado el pasado año es una realidad y que cada día se acerca más a su primer triunfo en la máxima categoría. El joven cántabro ha sido cuarto en la línea de meta, peleando con el grupo de los mejores que secundó al británico Tiernan-Locke (EDR), primer líder de la carrera, y que hoy ha culminado su gran carrera con el triunfo parcial en solitario y la victoria en la general de la ronda gala. Las prestaciones de Madrazo en la etapa de hoy le han permitido ascender hasta la quinta plaza final, mientras que Amador (10º al final), López, Quintana y Herrada, todos en el grupo de favoritos que llegó tras el cuarteto de cabeza, también se aupaban a la parte alta de la tabla.

Se cierra así un Tour del Mediterráneo marcado por las inclemencias meteorológicas que han obligado a cambiar los recorridos inicialmente previstos y en el que Movistar Team buscó, además de con Madrazo, un éxito parcial con Ventoso en los sprints. Ahora, la escuadra telefónica piensa ya en Algarve, Andalucía, Haut Var y Almería, inminentes retos en los restantes días del mes de febrero.



Partners 2017