21 de febrero de 2012

No falló en su primera oportunidad en el Tour Down Under, se quedó con las ganas por la suspensión de la última etapa de la Challenge de Mallorca y Alejandro Valverde no ha dejado escapar la oportunidad en la etapa reina de la Vuelta a Andalucía. El murciano de Movistar Team le ha dado a su equipo la segunda victoria del año gracias a su soberbio triunfo en la cima del Santuario de Nuestra Señora de Araceli, punto final de la jornada más esperada de la 58º Vuelta a Andalucía. Con un durísimo ataque en los últimos quinientos metros con rampas de hasta el 18%, Valverde se ha hecho también con el liderato de la carrera gracias a los diez segundos de renta tomados sobre sus primeros perseguidores, Menchov (KAT) y Taaramäe (COF), rematando así el gran trabajo de su equipo durante toda la jornada.

La escuadra telefónica tiró del pelotón junto al Rabobank para echar abajo la fuga del galo Buffaz (COF) y comandó el grupo en la subida final, primero con el asfixiante ritmo de Gutiérrez y Kiryienka; después con el intento de Intxausti, alcanzado a poco más de un kilómetro de meta y, finalmente con la ayuda del local Javi Moreno. Valverde es ahora líder con tres segundos de ventaja sobre Taaaramae antes de las dos complicadas jornadas finales. La primera, mañana, con final en Las Ganias y el alto de Malahá (3ª) a sólo 6 km de meta y el jueves, con el duro final en cuesta en La Guardia de Jaén.

DECLARACIONES Alejandro Valverde:
“Estoy súper contento y quiero dar las gracias al equipo porque han vuelto a estar geniales desde el principio hasta el final de la etapa. Han apostado por mí desde el inicio y al final se lo he podido agradecer con la victoria. La verdad es que no habíamos planteado el día con el objetivo de ponernos líderes. Íbamos a por la victoria de etapa, pero la general estaba complicada porque la subida era corta y, sobre todo, había muchos rivales importantes con ventaja. Pero me he encontrado fenomenal y a falta de 400 metros no me lo he pensado y he arrancado con todo en unas rampas muy duras. No he mirado hacia atrás hasta la meta y, aunque no iba pensando en ello, hemos encontrado el doble premio con el liderato. Ahora quedan dos etapas complicadas y va a ser difícil, pero ya hemos conseguido el objetivo de un triunfo. Todo lo que venga ahora, será de más. En Mallorca me quedé con las ganas de un triunfo y aquí me he podido desquitar. Es una victoria muy importante para mí y para el equipo, porque estábamos siempre delante y no conseguíamos rematar. Quiero dedicársela a toda la afición que siempre está animándome y, muy especialmente, a Paco Sánchez Sabater, el padre de mi representante, que espero se recupere pronto”.



Partners 2017