7 de septiembre de 2012

Séptimo en el Tour du Poitou-Charentes y segundo en el GP Ouest-France en Plouay, Rui Costa volvió a brillar entre los mejores en la temporada que le ha confirmado entre los grandes ciclistas del pelotón internacional. El portugués remató una vez más el sobresaliente trabajo de Movistar Team en el GP Québec, primera de las dos citas del UCI WorldTour este fin de semana en Canadá sobre 16 vueltas (201 km) a un circuito con las dificultades de La Potasse, La Montagne y el final en cuesta de la Grande-Allée.

El equipo dirigido por Yvon Ledanois asumió la responsabilidad de neutralizar la fuga de ocho hombres que lideró buena parte de la prueba, un intento en el que lucharon por estar Iván Gutiérrez y Enrique Sanz antes de llevar, junto a Jesús Herrada, el peso antes de los ataques finales. Con ellos surgiría la figura de un Rubén Plaza que mantuvo siempre a raya el grupo hasta los últimos tres kilómetros, donde Gerrans (OGE) y Van Avermaet (BMC) abrieron un hueco imposible de neutralizar para un Costa que mostró sus buenas piernas venciendo en el sprint del pelotón. El luso defenderá junto al resto de la escuadra telefónica su título de 2011 en el GP Montréal en apenas 48 horas, tras un traslado en tren desde la capital de la provincia canadiense.



Partners 2017