31 de julio de 2013

Taylor Phinney (BMC) doblegó la tiranía del pelotón en la jornada más larga de la Vuelta a Polonia 2013, una etapa llana de 232 km con inicio en Tarnów y llegada en un circuito -cuatro vueltas- por las calles de Katowice. Un ataque a falta de ocho kilómetros para el final concedió al estadounidense una docena de segundos sobre el pelotón, que los sprinters no pudieron enjugar en una agónica recta de meta. A pesar de su buena colocación en los instantes finales, las dos bazas de Movistar Team para la volata -Fran Ventoso y Giovanni Visconti- no pudieron entrar en la disputa del sprint, con el cántabro en 18ª plaza.

La atención a partir de mañana queda reservada para los hombres de la general, con dos exigentes circuitos -el jueves, en Zakopane, y el viernes, en Bukowina Tatrzanska- que precederán a la crono de 37 km el sábado en Cracovia, en los que Eros Capecchi (8º, a 13" del local Rafal Majka) luchará por meterse por primera vez en el top-ten de una vuelta WorldTour desde su incorporación al equipo.

Sanz, sin fuerzas en Getxo
Por otra parte, la gira vasca de Movistar Team se cerró este miércoles en el 68º Circuito de Getxo, disputado sobre el habitual trazado semiurbano (10 vueltas, 170 km) alrededor del muro de Arkotxa. El trabajo de la escuadra telefónica en todas las fases de carrera -con Lastras y Gutiérrez peleando por entrar en una fuga en la que el madrileño acabó recalando junto al campeón de España Jesús Herrada- y el empujón en el sprint final a cargo del hombre de casa, Jonathan Castroviejo, se encontraron con un Enrique Sanz al que las fuerzas fallaron en el tramo decisivo. El propio Herrada (14º) fue el mejor azul en el triunfo de Lobato (EUS).



Partners 2017