28 de agosto de 2013

La salida de Galicia trajo relativa calma a una Vuelta a España 2013 que buscará a partir del sábado sus primeras etapas de alta montaña. Los 174 km de la quinta etapa entre Sober y el Lago de Sanabria -con los altos de 3ª categoría de Covelo y Padornelo y un terreno muy rompepiernas en los últimos instantes- depararon una correosa fuga de cinco hombres alcanzada a falta de sólo cinco, tras un duro trabajo por parte de Omega y Orica para reducir una ventaja de casi diez minutos y preparar un sprint que cayó del lado del australiano Matthews (OGE).

Los hombres de Movistar Team mantuvieron siempre el control de la situación y Alejandro Valverde conservó sin problemas su quinto puesto de la general, a 21" del italiano Nibali (AST). El murciano deberá salvar antes del fin de semana dos etapas llanas: la de mañana jueves, con 175 km entre Guijuelo y Cáceres, y la del viernes, cruzando Extremadura camino de la meta sevillana de Mairena del Aljarafe.

DECLARACIONES / Pablo Lastras: "Ha sido una salida activa hasta que se ha hecho la fuga; después sí que ha habido algo más de 'relax'. Aunque parezca pronto, la gente ya llega algo castigada al quinto día de carrera. Esta etapa ha servido para coger aire de cara a los días que vienen. Siempre digo que el ciclismo es un deporte de resistencia. Llegadas tan atractivas como las de estos días siempre dejan un desgaste extra que se notará cuando avance la carrera. En nuestro equipo se ha tenido en cuenta ese sentido y hemos juntado gente de resistencia para llegar lo mejor posible a la última semana, aunque sin descuidar estos primeros días. Cada etapa estamos en cabeza, intentando ayudar lo máximo a Alejandro. Ahora nos toca más a Iván, a Imanol y a mí; luego ya entrarán los 'arqueros', como decimos nosotros: la gente que se desenvuelve mejor en la montaña. El factor clave para Alejandro en esta Vuelta será la suerte: él se siente muy a gusto, y si la fortuna le respeta, el resto lo pondrá él".

Tour de Papel-Calco
Dos jornadas llanas, dos desenlaces masivos, dos victorias de Nacer Bouhanni (FDJ) en la edición 2013 del Tour du Poitou-Charentes. El francés superaba en Angulema a Fonseca (BSE) y Vantomme (CRE) tras 182 kilómetros en los que Movistar Team tuvo el protagonismo que le faltó en la inaugural de Saintes. A un ritmo infernal -44 km/h en las tres primeras horas de carrera-, los hombres dirigidos por José Luis Jaimerena probaron suerte en sendas fugas de calidad con Andrey Amador y Jesús Herrada (ambas sin éxito), mientras Enrique Sanz realizaba un notable trabajo en la preparación de la llegada para un Fran Ventoso que concluyó 9º. Mañana jueves, día clave en Francia: 109 km en línea por la mañana y 23 km contrrareloj por la tarde entre Charroux y Civray que aguardan a Alex Dowsett.



Partners 2017