12 de septiembre de 2013

La subida cántabra de Peña Cabarga (1ª categoría), primero de los tres decisivos finales en alto de la Vuelta a España 2013 en el Norte, apretó todavía más los márgenes pero no cambió las posiciones de una general que sigue comandada por Nibali (AST). Movistar Team se sacrificó de principio a fin al frente del pelotón en una jornada de 187 kilómetros con salida en Burgos y otros cuatro puertos puntuables por el camino. El desgaste de Erviti, Gutiérrez, Intxausti, Capecchi, Szmyd o Moreno para llevar un ritmo vivo se encontró con la falta de colaboración en el gran grupo, que vio marcharse una fuga de quince ciclistas entre los que Kiryienka (SKY) saltó en la subida al Caracol (2ª) para iniciar una cabalgada en solitario que le dio el triunfo parcial.

Por detrás, RadioShack aumentaba la velocidad justo antes de entrar al puerto y provocaba una selección a la que dio continuidad un José Herrada nuevamente fantástico. Cuando se apartó el conquense, Katusha tomó el mando y provocó la ruptura total con un ataque de Rodríguez al que Alejandro Valverde trató de seguir en un primer momento, para después tomar su ritmo, limitar sus pérdidas e incluso terminar cazando a todos sus rivales salvo un Horner (RLT) que entró por delante y se coloca a sólo 3” del liderato. Valverde recorta cinco segundos sobre Nibali y sigue 3º, a 1’09” del rojo y con 1’15” de colchón por el podio con dos duras jornadas de montaña todavía por disputar. Mañana viernes, 19ª y antepenúltima etapa: 181 km entre San Vicente de La Barquera y el Alto del Naranco (2ª) tras pasar San Emiliano (3ª) y La Manzaneda (3ª).

DECLARACIONES / Alejandro Valverde: “Cuando uno da lo que tiene, hay que estar satisfecho. El equipo ha trabajado muchísimo y tengo que darles la enhorabuena a todos. Horner ha estado intratable, es al que más entero se ve ahora mismo, pero por lo demás hemos estado al nivel de Nibali y Purito. He pasado un momento crítico cuando ha arrancado Purito con Dani Moreno: he tenido que soltarme del grupo antes que los demás y coger mi ritmo. Sabía que esa marcha para mí era imposible mantenerla. Regulándome he conseguido terminar mejor que los demás, alcanzarles e incluso meter cinco segundos a Nibali.

No conocía Peña Cabarga y es realmente duro. Pensaba que la parte final iba a ser más exigente, pero cuando faltaban 300 metros he decidido ponerme a tope. Llevaba un 39-29 de desarrollo y creo que la elección ha sido correcta. Mañana tendremos otra etapa exigente como Naranco, pero aunque éste sea duro, más lo será en Angliru. Dicen que el sábado hará mal tiempo y eso haría que la carretera estuviese más peligrosa y fuese aún más duro. En cualquier caso, habrá que darlo todo. De momento toca recuperar y centrarnos en hacerlo bien mañana”.



Partners 2017