15 de septiembre de 2013

Temperaturas alrededor de los 10ºC y un impertinente viento frontal acuciaron a los corredores que comenzaron hoy la 10ª edición del Tour of Britain, prueba por etapas de ocho días que cubría su jornada más larga en Escocia, con 209 kilómetros entre Peebles y los alrededores del Castillo de Drumlanrig, al sureste del país. Movistar Team se mantuvo siempre en la primera mitad de un pelotón que, tirado por Sky y OPQS, persiguió con calma las dos fugas más relevantes del día: un intento de cinco hombres -Laborie (SOJ), House (RCS), Hawkins y Greenwood (IGS) y Gate (SKT)- neutralizado a 40 km de meta y una acción en solitario de Delaplace (SOJ) que murió a 14 kilómetros de la conclusión, ya en el circuito final.

En dicho bucle, Alex Dowsett trató de aprovechar la dificultad para controlar la carrera -debido a los seis corredores por equipo obligatorios en esta cita- y probó un ataque en el ascenso al castillo, que fue neutralizado por el pelotón poco después. Una caída en la recta de meta desordenó un ya de por sí caótico sprint que cayó del lado de Viviani (CAN), con todos los hombres de la escuadra telefónica -entre ellos, el propio Dowsett y Nairo Quintana- en el grupo. Mañana lunes, segunda etapa: 187 km entre Carlisle y Kendal con multitud de pequeños repechos y una empinada cota, Honister Pass (1ª), a unos 70 kilómetros de la conclusión.

Foto (c): Tour of Britain 2013 - Larry Hickmott



Partners 2017