16 de septiembre de 2013

En su segundo día de competición en las Islas, Movistar Team ha dejado clara su actitud competitiva y valiente en el debut del equipo español en el Tour of Britain. Los 169 kilómetros entre Carlisle y Kendal, al norte de Inglaterra, asistieron a un sinfín de ataques del conjunto dirigido por José Luis Jaimerena, que filtraba en primer lugar a uno de sus hombres -el cántabro Ángel Madrazo- en la fuga de siete hombres que llegó en cabeza al durísimo Honister Pass (1ª), 3 km con rampas de hasta el 25% de desnivel.

En ese punto, Nairo Quintana decidió lanzar la carrera y responder a un movimiento de Dan Martin (GRS), con quien, en compañía del propio Madrazo -el dúo de contraatacantes alcanzaba y superaba a la escapada una vez terminado el descenso-, peleó por romper la armonía en un pelotón que se hizo con los tres fugados a una treintena de kilómetros del final. Enrique Sanz trató de seguir manteniendo el ritmo vivo con otro demarraje, pero su reducida ventaja -apenas medio minuto por el empuje de Sky- le invitó a guardar fuerzas para las próximas jornadas.

La nota negativa del día se producía al principio de la jornada con una montonera en la que se veía involucrado Giovanni Visconti. Aquejado de "un fuerte golpe y heridas en la rodilla y en el muslo", como explicaba tras la etapa, el italiano de Movistar Team optaba por el abandono sin registrar lesiones de mayor importancia. El alemán Ciolek (MTN), vencedor de etapa, saldrá mañana como líder en la contrarreloj de 16 km en Knowsley, en la que Dowsett y Quintana arrancarán a 31 y 51 segundos del liderato, respectivamente.



Partners 2017