9 de julio de 2014

Foto (c): Klaus Titzer - Österreich-Rundfahrt

Dijo que no se iba a rendir. Juanjo Lobato lleva cosechando grandes actuaciones con Movistar Team desde que comenzó la etapa allá por febrero en el Dubai Tour. Allí fue 2º ante Kittel (GIA) en el segundo parcial; volvió a serlo en la Clásica de Almería; rozó la victoria en una etapa del Circuit de la Sarthe; se quedó a las puertas ante Cavendish (OPQ) en Suiza; y por dos ocasiones, sumando la de hoy miércoles, el ciclista andaluz se ha quedado con la miel en los labios en la Vuelta a Austria.

Tras el éxito de Dayer Quintana ayer martes en el Kitzbüheler Horn, la escuadra telefónica volvía a trabajar por su velocista en la llegada a Matrei, tras 172 km con tres ascensiones que hicieron más duro el desenlace final, pero Lobato no pudo batir a su verdugo del lunes, el italiano Gatto (CAN). Todavía restará una oportunidad, la del domingo frente al Burgtheater de Viena, pero hasta entonces, terreno para los hombres de la general. Mañana jueves, cita con el Hochtor/Grossglockner (HC) en una jornada de 146 km que acabará en las rampas de St.Johann/Alpendorf.



Partners 2017