13 de agosto de 2014

Foto portada (c): Iraia Calvo
Foto interior (c): Vuelta a Burgos 

Con la misma contundencia que le vio triunfar hace poco más de dos semanas en Neufchâteau, en la tercera etapa del Tour de Valonia, Juanjo Lobato (Movistar Team) ha mostrado su especial talento para las llegadas en ascenso para recoger el maillot de líder de la Vuelta a Burgos 2014, el mismo que portó su compañero Nairo Quintana al final de la edición 2013.

El gaditano batió en las rampas del Castillo -punto culminante de los 143 km de la jornada inaugural, con inicio en la capital de la provincia- a todo un especialista, Dani Moreno (KAT), para culminar un monólogo de la escuadra telefónica en cabeza del pelotón. Imanol Erviti y Rubén Plaza acumularon kilómetros tirando tras una fuga de cuatro unidades que fue cazada antes del primero de los dos ascensos a la colina burgalesa, donde Quintana -11º en meta, a 5" de su compañero- mostró su implicación al frente del gran grupo.

Los ataques tras la cima chocaron con el empuje de Astana y Katusha, que enfilaron el pelotón para colocar a sus bazas en las rampas finales. Lobato, en continua progresión desde atrás, lanzó una espectacular arrancada a poco más de 200 metros, cuyo irresistible empuje le permitió entrar con comodidad brazos en alto, sumar el 28º éxito de Movistar Team esta campaña y arrancar del mejor modo posible una prueba donde volverá a tener opciones mañana mismo en la meta de Villadiego (152 km).


DECLARACIONES | Juanjo Lobato:
"Es verdad que el final era en subida y que quizás la gente no contaba conmigo, pero yo tenía confianza y sabía que podía disputar la victoria. Había hecho esta etapa dos años con el Andalucía y aunque entonces no estaba a ese nivel, sentía que tal y como estoy de forma, iba a estar ahí. Esta mañana ya lo he dicho en la reunión con mis compañeros y al final hemos podido cumplirlo. Habíamos hablado que íbamos a asumir el mando de la carrera para que no se descontrolara el gallinero y sobre todo Erviti y Plaza han estado tirando todo el día y el resto protegiendo a Nairo. ¿Qué cómo le he encontrado? Yo siempre le veo pletórico y confío en que aquí lo va a demostrar.

En la subida final yo he calculado mi distancia y confiaba en que arrancando a 300 metros lo podía mantener hasta la meta. Al final me he relajado cuando he visto que ganaba, pero el objetivo estaba cumplido. Llevo todo el año delante, pero hasta Valonia no llegó el triunfo. Tampoco es que esa victoria me haya cambiado. Yo sigo trabajando igual, pero a veces los éxitos llegan cuando quieren. Espero seguir con esta racha de buenos momentos, porque luego los malos vienen todos juntos. Mañana tengo otra buena oportunidad e intentaremos pelear por ese triunfo. El de hoy quiero dedicárselo a David, un amigo fanático de la bici y que solía visitar mi pueblo y que falleció poco antes de venir hacia aquí".



Partners 2017