15 de agosto de 2014

"Él y sólo él decide: cuándo, cómo y dónde". Luis Pasamontes, antiguo miembro de Movistar Team y gran amigo y conocedor de Pablo Lastras, ponía palabras al sentimiento que el capitán de ruta de la escuadra telefónica creó en la quinta etapa del Eneco Tour -162 km alrededor de Geraardsbergen con un circuito final en torno a varias de las cotas del Tour de Flandes, incluidos el Kapelmuur y el Bosberg-. El sentimiento de poder aspirar a la victoria para honrar sus fuerzas y carácter tras la renuncia personal a formar parte del bloque de la Vuelta a España.

Tras cincuentra kilómetros iniciales muy peleados, Lastras entraba en una fuga de cuatro con Debusschere (LTB), Rovny (TCS) y Trentin (OPQ), su acompañante en un tramo final donde el italiano soltó al madrileño brevemente durante el penúltimo paso por el Muro de Grammont. Reunidos ambos a menos de veinte kilómetros de la llegada y con una ventaja superior al minuto y medio, la constancia de 'Penkas' mantuvo el ritmo vivo, con continuos ataques que pusieron a Trentin nervioso y le obligaron a colaborar, lo que colocaba la ventaja en 50" a falta de ocho kilómetros.

El empuje de los favoritos -con Boom (BEL) y el finalmente ganador Van Avermaet (BMC) muy activos- arruinó las esperanzas del veterano corredor azul a sólo tres kilómetros del final. Sin él, Jasha Sütterlin, apoyado por todo el grupo y sólido hasta la rampa final, fue el mejor movistar a 20" de los líderes y se mantiene vigésimo en una apretada general que deberá todavía aclararse en los dos días que restan. Mañana, sexta etapa: Heerlen - Aywaille, 173'9 km, con final en La Redoute y un bucle por las cotas de Fraiture, Chambralles y Niaster.



Partners 2017