29 de agosto de 2014

Foto ©: Poitou-Charentes Animation / Régis Garnier

Tres sprints casi iguales que convierten a una ciudad en sinónimo de éxito. Movistar Team ha vuelto a ganar este viernes en Poitiers, la capital del Poitou-Charentes y sede final de su ronda regional, gracias a un Jesús Herrada que completó por estrecho margen la apuesta decidida de toda la escuadra telefónica. Por un tubular ante el belga Bakelants (OPQ), el conquense ha logrado la segunda victoria de su campaña 2014 y la 33ª de un conjunto azul que está a sólo tres del récord absoluto de la temporada 1998 (36).

Los ataques del equipo dirigido por José Luis Jaimerena -que arrancaron y terminaron la jornada con dos hombres, Dowsett (7º) y el propio Jesús (9º y mejor joven), en el top-ten de una general dominada por Chavanel (IAM)- llegaron en las habituales vueltas finales en torno a la cota de Buxerolles (500 metros al 11%). Un primer movimiento de Pablo Lastras fue secundado por Jasha Sütterlin, que alcanzó la fuga del día, se marchó después en solitario y rodó en los dos últimos giros con el italiano Boem (BAR), acción neutralizada por un grupo reducido con el propio Herrada a 3 km de la llegada.

Sin grandes sprinters en el pelotón tras ser nuevamente neutralizados, Herrada guardó su apuesta hasta el final y pudo, a diferencia de su larguísima escapada de 2013, imponerse dentro del gran pelotón y conseguir un más que merecido 5º éxito en profesionales -campeón de España en línea ('13), etapas en Asturias ('12) y Route du Sud ('14) además de la ya obtenida en Poitiers hace doce meses-.


DECLARACIONES | Jesús Herrada
: "Es un triunfo merecido por todo lo que lo hemos buscado esta semana. El otro día lo rozamos con Sanz y casi todos los días hemos estado entre los diez primeros. Hoy, desde que hemos llegado al circuito, lo hemos intentado sin parar: primero Lastras; luego, Dowsett; después yo y al final se ha marchado Sütterlin y sólo le hemos alcanzado al final del último repecho. Ahí sabía que había que estar atento y nos hemos quedado quince en cabeza. Aún no había ganado así en profesionales, pero sé que en grupos pequeños soy rápido y sabía que podía ganar al sprint, sobre todo conociendo la llegada como la conocía de la victoria del año pasado.
 

Al final el pelotón se nos ha echado encima y en la última curva Hushovd ha entrado primero y se ha ido al suelo y ahí no me lo he pensado y he arrancado desde lejos, como el año pasado y, aunque por los pelos, he podido aguantar y ganar. Es un poco completar el buen año que llevo. En Romandía me ganó Albasini y aquí me he podido quitarme la espina. Y con el triunfo en la Ruta del Sur y sobre todo el Tour que me salió pese a ser debutante, creo que es para estar contento. Ahora corro el domingo en Plouay y luego seguramente las dos carreras de Canadá. Supongo que estaré en el Mundial de contrarreloj por equipos y luego veremos si el seleccionador cuenta conmigo para la crono o la ruta de Ponferrada. Ojalá que sí porque me hace mucha ilusión, y más este año que es en España". 



Partners 2017