3 de agosto de 2014

Con más de 30' de retraso sobre el horario previsto se presentó en la meta de Bydgoszcz el pelotón de una 71ª Vuelta a Polonia que arrancó este domingo sumida en el caos. Lo que parecía un día tranquilo, aunque esforzado para todos los corredores -226 km desde Gdańsk, con viento de cara que dejó la media tras las tres primeras horas en 35 km/h-, se convirtió en una pesadilla por culpa de un cambio brusco de temperatura -de 35 grados, a sólo 16-, acompañado de rachas cambiantes y granizo que convirtieron el asfalto en pista de patinaje e incluso derribaron varios árboles sobre el recorrido de la prueba.

En dichas circunstancias, los hombres de Movistar Team -con Andrey Amador (17º) como primer representante de la escuadra telefónica en meta- trataron siempre de rodar en cabeza de pelotón, aunque no pudieron esquivar tres de las muchas caídas del día: una montonera a cincuenta kilómetros de la conclusión, que retrasó a Sylwester Szmyd -recibido por sus fans en la ciudad que le vio nacer-; un pequeño incidente en el circuito final, que alcanzó a Amador; y un último enganchón a sólo cuatro, que impidió a Juanjo Lobato disputar el sprint.

Los ocho azules cruzaron la meta sin mayores daños y, salvo en el caso de Gorka Izagirre -también caído durante el día y que concluyó a 35"-, todos los aptos para brillar en la montaña entraron en el mismo tiempo del primer líder, Yauheni Hutarovich (ALM), que deberá defender su maillot este lunes en la capital del país, Varsovia, tras otros 226 km con inicio en Toruń.



Partners 2017