8 de agosto de 2014

A pesar del sinsabor que podía suponer un resultado calcado al de ayer -Beñat Intxausti, segundo, e Ion Izagirre, tercero, batidos por la referencia local y hombre del momento, Rafal Majka-, Movistar Team abandona los montes Tatras con la ilusión de pelear por todo mañana sábado en la CRI de 25 km que decidirá la 71ª Vuelta a Polonia en Cracovia. La siempre exigente etapa reina en Tatrzanska, con 174 km y cuatro vueltas al circuito que ascendía los puertos de Zab y Bukowina además del repecho de meta en la ciudad termal, estuvo a punto de resolverse entre un grupo de veinte unidades: las que se unieron tras multitud de acometidas en el llano previo al último ascenso.

El demarraje final de Majka fue la continuación de un movimiento en las rampas de Gliczarów (22%), a una decena de kilómetros de meta y al que salió inmediatamente un excelente Izagirre. Descolgados de esa selección final Intxausti y Andrey Amador, vizcaíno y costarricense se reintegraron a cabeza junto al ahora líder saliente, el checo Vakoc (OPQ). Si bien Amador acabó sufriendo y cediendo 48" en meta, Intxausti progresó y se aferró a sus opciones tras el ataque de Majka, alcanzando a Izagirre -que tras saltar a por el polaco debió ceder y seguir su propio ritmo- e iniciando los dos vascos de la escuadra telefónica una persecución que les dejó a sólo 10" en meta y les mete en el podio provisional de la carrera.

La desventaja de 18" y 22" para Intxausti e Izagirre, respectivamente, se antojan como un margen asumible para dos buenos especialistas -sólo 28" en 47 km separaron a Ion (plata) de Beñat (6º) en el Campeonato de España celebrado en Ponferrada- de un conjunto azul que contará para la lucha por el triunfo parcial con el propio Amador y con un Adriano Malori que se presenta como uno de los grandes favoritos. Movistar Team se jugará además la clasificación por escuadras con OPQS, a quienes aventaja en medio minuto.



Partners 2017