12 de septiembre de 2014

Fotos (c): British Cycling

Comenzaba la jornada a 1'25" en la general después de sufrir en su terreno menos idóneo, la montaña encarnada en el final en alto del pasado martes en The Tumble. Pero Alex Dowsett, potente rodador y obstinado en busca de sus objetivos, ha logrado cambiar las tornas tras los dos pinchazos sufridos en su fuga del miércoles en el Tour of Britain y con otra larga escapada se ha colocado como nuevo líder de la prueba en la sexta etapa, sobre 201 kilómetros entre Bath y Hemel Hempstead, al este del país.

Después de entrar en un numeroso corte formado en el km 20, con varios de los mejores clasificados en la general, Dowsett se marchó junto a Brändle (IAM) y Stewart (MGT) marcando un ritmo alto que aun así le llevó a acumular más de 9 minutos cuando quedaba 85 km para la conclusión. La potencia de los tres escapados, grandes contrarrelojistas, y el fallo de cálculo de los principales favoritos le permitió superar las tres cotas puntuables del día y mantener casi cuatro minutos a veinte kilómetros de meta, momento en el cual Dowsett pasó a vaciarse en busca de un amarillo que acabó haciéndose realidad.

El 1'50" de ventaja en meta más las bonificaciones por el segundo puesto y uno de los sprints intermedios sitúan a Alex con 34" de ventaja sobre Kwiatkowski (OPQ) con tres etapas por delante, incluida una CRI de 9 km el domingo en Londres. Antes, mañana sábado, una jornada muy dura: nada menos que 226 km hasta Brighton, con Ditchling Beacon (1ª) y Bear Road (1ª) cerca del final.


DECLARACIONES:

Alex Dowsett: "Ha sido el día más duro de mi vida. Cuando me metí en la fuga lo único que quería es que hubiese viento favorable todo el día para no sufrir mucho. La verdad es que creía que nos dejarían ir, nos cogerían y nada más. También pensé que a base de potencia en el llano podía hacer una buena contrarreloj y al menos pelear la etapa; en un primer momento quizás gasté bastante pensando en ello. Cuando nos dijeron que llevábamos siete minutos, pensé: 'Buena renta'. Pero luego fueron ocho, nueve, 9'15" que creo que fue la máxima... ahí ya cambié el chip, pensando más en el amarillo que en la etapa y empecé a empujar de verdad.

Sabía que Brändle es un buen contrarrelojista y que por eso podría ayudarme. Acordamos que si tirábamos juntos, él ganaría la etapa para que yo pudiera intentar pelear por el liderato. Dio todo lo que tuvo y no lo habría conseguido sin él. También para Stewart ha sido un día durísimo y lo ha entregado todo. El equipo ha estado fantástico desde el coche, siempre ahí cuando lo he necesitado. Me he vaciado y lo he conseguido. Mañana lógicamente con la subida a Ditchling Beacon seguro que Kwiatkowski lo intenta, está muy fuerte. Yo de momento debo preocuparme de descansar y daremos todo lo que nos quede mañana. Seguro que quedará trabajo para hacer incluso si llego líder a la crono final. Queda mucho, esto no está ni mucho menos cerrado, pero estoy en una buena posición.

Fue una sorpresa enorme que toda mi familia estuviese hoy en meta para ver esto. Creía que no los iba a ver hasta la etapa de mañana en Brighton. Gracias a la organización por cuidar de ellos también. Va dedicado a ellos y a todo mi equipo. Es un día muy especial para mi".



Partners 2017