30 de abril de 2015

El Macdonald Manchester Hotel & Spa acogió este jueves la rueda de prensa oficial de The #PerfectHour, intento de Récord de la Hora UCI que se celebrará el sábado 2 de mayo en el National Cycling Centre de la ciudad británica (14.00h). Dowsett, cuyos esfuerzos por difundir su causa por la hemofilia y apoyar a aquellos afectados por enfermedades raras como la suya le han llevado a esta apuesta, considera estar "en mejor condición que la que estaba cuando me caí" en enero, lo que obligó a posponer una tentativa inicialmente prevista para finales del mes siguiente.

"Para mí ha sido todo mucho más duro después de romperme la clavícula en el sentido de no tener esa inercia positiva tan fuerte que llevaba antes, pero por lo demás, me siento fuerte", explica Dowsett. "Las últimas dos semanas antes del récord son muy complicadas porque ya no te puedes poner más en forma, pero sí que puedes estropearlo todo si entrenas demasiado o muy poco; necesitas un equilibrio. De todas maneras, todo ha ido bien de momento".

"El récord de la hora es la contrarreloj más importante que existe. Eres tú y la máquina: condiciones estables, nada de viento, ninguna táctica especial... es la contrarreloj más pura a la que te puedes enfrentar. Cuando era pequeño, empecé a competir en ciclismo en las corns. Y cuando Obree y Boardman empezaron aquella batalla por el récord en los '90, me empecé a interesar por toda la tecnología alrededor del ciclismo. Es muy bonito para mí tener toda esa tecnología a mi alcance y buscar este récord en la misma pista donde lo consiguió Boardman".

El trabajo de Dowsett en el velódromo se ha compuesto "principalmente de sesiones de media hora, 35 minutos a ritmo de récord; por otro lado, en carretera no ha habido muchas diferencias con la preparación normal, hemos llegado a 5-6 horas en algunos entrenos y todo ha ido muy normal. Hay que tener también en cuenta que si te preparas para una crono o para vueltas por etapas hay un componente táctico, unos rivales que hacen que no vaya a ir todo al 100% perfecto. Aquí, al contrario, todo lo que haces y trabajas tiene un efecto directo en el resultado. Quizás por eso, he trabajado como nunca, al contrario que otras veces en las que era un tanto 'perezoso'".

"En el récord de la hora no hay ni el más mínimo respiro. El ritmo lo es todo, porque no tienes opción de recuperar. Con el intento de Jack (Bobridge) vimos que si sales muy fuerte, al final lo acabas pagando. Mantener la línea en los primeros 30 minutos es crucial".

Por otro lado, Eusebio Unzué reflexionaba en torno al récord y las expectativas del equipo: "Yo siempre recuerdo este día, el intento de récord, como algo muy especial en mi carrera deportiva. Tengo grabadas a fuego las imágenes, todo lo que sucedió con Miguel en Burdeos. Es algo completamente diferente. De la mano de una buena decisión de la Unión Ciclista Internacional, intentando poner en valor el récord, tenemos la oportunidad de repetir la experiencia con Alex".

"Aquel incidente en el mes de enero ha hecho todo mucho más atractivo. Hemos tenido mucho más tiempo para familiarizarnos con el récord y para trabajarlo, y para nosotros es mucho más atractivo e importante que lo que podía ser hace tres meses. De la mano del gran trabajo de todo el equipo y nuestros colaboradores, junto con la disposición de Alex, intentaremos encontrar el próximo sábado la recompensa al esfuerzo y al sufrimiento de todo este tiempo".

Foto ©: Chris Keller-Jackson / Crankphoto



Partners 2017