18 de mayo de 2015

Con sol y calor en la costa del Adriático, en la misma localidad de Civitanova Marche desde la que partirá mañana la décima jornada del Giro de Italia 2015, disfruta Movistar Team junto al resto del pelotón un merecido día de descanso, tras uno de los arranques de ‘Gran Vuelta’ más exigentes que se recuerda en los últimos años.

Una etapa -la brillante ascensión de Beñat Intxausti a Campitello Matese-, un segundo puesto (Juanjo Lobato, en Fiuggi) y protagonismo en todas las fases relevantes de carrera -el propio Jesús Herrada lograba ayer la 5ª posición en San Giorgio del Sannio- adornan una ‘Corsa Rosa’ que Andrey Amador, uno de los dos top-ten en la general (10º) del conjunto de Chente y Jaimerena junto a Giovanni Visconti (7º), califica como “redondo”.

Todos estamos dando lo mejor. Tenemos una etapa, Juanjo ha estado muy cerca y tiene etapas muy aptas para él; todos los días tenemos presencia en las fugas, como cuando nos escapamos Visconti y yo en La Spezia, ayer mismo con Jesús, Rubén Fernández también ha estado… Creo que se puede hacer un gran Giro”, sostiene un Amador que agradece el descanso: “No hemos tenido ningún día realmente tranquilo; en todos hemos tenido dureza y traemos un gran ‘tute’”.

Andrey se ha rehecho de la mejor forma posible de la caída en el E3 Harelbeke que le obligó a dejar atrás las clásicas del Norte, cuando arrastraba un “grandísimo momento. Iba a lograr muy buenos resultados allí, nunca me había sentido así de bien y me quedé con sinsabor, pero la lesión no me truncó del todo y en el Giro vamos demostrando que estaba buen nivel”. Para el ‘tico’ ha cambiado “no tener aquí un líder como Nairo o Alejandro, pero también el buen entrenamiento, la confianza y una bajada de peso importante. He ido día a día, con constancia, y me he visto que en las subidas podía estar ahí”.

Mantiene Amador como objetivo fundamental “buscar etapas y colaborar” con el equipo, aunque peleará todo lo que pueda por conservar su situación actual. “Estoy décimo, vienen etapas llanas que no se me dan mal y después una contrarreloj larga donde lo intentaremos. No me da miedo en absoluto, aunque como es lógico nunca he estado en esa situación. Me deja más dudas la alta montaña: yo no soy un escalador, mi constitución es diferente y la montaña será muy complicada. Pero lo afronto con ilusión y ganas. Daremos el 100% y estaremos contentos venga lo que venga”.



Partners 2017