28 de mayo de 2015

La primera de las tres últimas etapas de montaña que deberán decidir el Giro de Italia 2015 -170 km entre Melide y Verbania con Ologno (1ª) a 35 kilómetros de la conclusión y varios repechos en su descenso- deparó a la vez buenas sensaciones y un mal trago para Movistar Team. En la aproximación a dicha ascensión y tras un incidente que involucró a varios corredores del equipo SKY y al alavés Landa (AST), Juanjo Lobato se iba al suelo cuando rodaba a cola del grupo en el que marchaban varios de sus compañeros dando apoyo a Andrey Amador.

"El pelotón ya se había partido en varios grupos tras la primera caída y no venía en tensión ni tampoco tirando de la parte delantera donde iba Andrey, pero creemos que ha hecho el 'afilador' con otro corredor y eso le ha llevado a caerse", explicaba Chente García Acosta tras la etapa sobre el incidente de un Lobato que fue rápidamente trasladado a un centro hospitalario, donde los primeros exámenes revelaron una fractura distal de la clavícula izquierda, añadida a las múltiples erosiones en hombro, codo, rodilla y tobillo sufridas en el percance. La necesidad de intervención quirúrgica y pronóstico final del ciclista de Trebujena serán evaluados en próximas fechas. 

Visconti y Fernández espolean a Andrey en Ologno

Por delante, los Movistar Team ofrecían su mayor muestra de empuje a Amador desde su acceso a las posiciones de privilegio del Giro. La labor de Rubén Fernández, antes y durante la ascensión en persecución del ataque de Contador (TCS), fue continuada por un sobresaliente Giovanni Visconti, quien ausente en la fuga del día -de la que salió el triunfador Gilbert (BMC) y donde tanto el italiano como Jesús Herrada pelearon sin éxito por estar-, gestionó con bravura sus fuerzas para desgastar a Aru (AST), descolgado durante varios kilómetros hasta volver a entrar cerca de la cima de Ologno.

Unidos todos los favoritos salvo Contador y Hesjedal (TCG), 1'13" por delante del grupo de Amador, el costarricense sigue 4º antes de la larguísima jornada de mañana viernes, con final en la misma meta de Cervinia (1ª categoría) donde el 'tico' logró su victoria parcial en 2012... pero esta vez tras 236 km que también incluirán los ascensos a Croce Serra (3ª), Saint-Barthélemy (1ª) y Saint-Pantaléon (1ª).

"La esperanza sigue siendo subir al podio", reconocía Andrey. "El ritmo de Contador era imposible de seguir y fuimos a ritmo, que es lo que mejor nos va, y creo que hicimos bien. Lo hemos intentado, en especial con Rubén y Visconti, que han estado realmente bien. Quedan dos etapas complicadas, pero soy optimista. Aún creo que puedo terminar tercero e iremos hasta el final. Vamos a trabajar, atacar y luchar para poder estar ahí".

Clasificación



Partners 2017