16 de julio de 2015

Reducido a ocho integrantes por el abandono de Alex Dowsett, al que unos problemas estomacales sufridos desde anoche pusieron "el último clavo en el ataúd", como él mismo calificaba, de un calvario de más de una semana provocado por sus heridas y molestias tras la caída en la cuarta etapa, Movistar Team no perdió el coraje y la voluntad de dar la vuelta a la situación en un Tour de Francia que vivió hoy su etapa reina de Pirineos.

Los 195 km entre Lannemezan y Plateau de Beille (Especial), con los duros ascensos previos a Portet d'Aspet (2ª), la Core (1ª) y Lers (1ª), transcurrieron sin grandes movimientos y con una fuga de 22 ciclistas dominando la etapa hasta que los favoritos comenzaron a atacar al líder Froome (SKY) en la segunda mitad de la última ascensión. Mientras Gorka Izagirre, presente en cabeza casi desde salida, se dejaba la piel por ceder el menor terreno posible entre los hombres fuertes de la fuga y llegó a meta en un meritorio 4º lugar -a unos 4'30" del vencedor Joaquim Rodríguez (KAT)-, la escuadra telefónica pasó al ataque con sus dos referencias después de la labor de protección de Anacona, Castroviejo, Herrada, Erviti y Malori en la aproximación.

Dos movimientos de Alejandro Valverde a 7 km de la llegada anticiparon el primer ataque de Nairo Quintana en la 'Grande Boucle', ambos capaces de eliminar a Porte (SKY) y obligar a su compañero Geraint Thomas a secar hasta media docena más de demarrajes de los azules, a los que acabó haciendo frente el propio líder. Finalmente, Valverde encabezaba al grupo de primeros espadas en 9ª posición -con Nairo Quintana, 11º-, lo que sirve a ambos para conservar sus plazas tercera y cuarta en la general, el colombiano siempre como maillot blanco de los jóvenes, y propiciaron el salto al comando de Movistar Team en la clasificación por escuadras del Tour de Francia, con algo más de cinco minutos sobre Sky.

El pelotón del Tour afronta ahora una serie de cuatro etapas que lo conducirán, jornada de descanso mediante, a los Alpes; la primera de ellas, la decimotercera de carrera este viernes, acabará en Rodez tras 199 km con un serrucho final que incluye la subida no puntuable a La Primaube a sólo diez de meta y, sobre todo, la rampa de Saint-Pierte (570m al 9'6%) como colofón.

DECLARACIONES / Nairo Quintana: "Ha sido un buen trabajo por parte de todos. Fue un día difícil, con puertos muy duros y, sobre todo, lo más complicado han sido los cambios de temperatura y la lluvia del final. Nos costó un poco más de cansancio añadido, pero supimos rehacernos para probar al líder en varias ocasiones. Sky ha sabido controlar unos y otros ataques, tanto los nuestros como los de Alberto, Vincenzo… han dominado bastante bien y se les nota que están fuertes, tanto Froome como sus compañeros. Aún seguiremos intentando y soñando; queda mucho por delante y hasta el último día de montaña no se terminará esto. Por ahora me siento bien, seguimos igual que en días anteriores; el nivel creo que no va a bajar en lo que queda de Tour, y con que me mantenga en este nivel, pienso que se pueden hacer cosas buenas. Falta mucho, es cierto que hemos perdido bastante, pero la condición está y mientras sigamos así, continuaremos peleando".

Clasificaciones



Partners 2017