17 de julio de 2015

Dura ‘resaca’ de los Pirineos para todo el pelotón del Tour de Francia en los toboganes de la última mitad de una 13ª etapa -195 km entre Muret y Rodez- marcada ante todo por el intenso calor, más que en ningún otro día de esta ‘Grande Boucle’, que en ocasiones llegó a frisar los 40ºC.

Nairo Quintana, Alejandro Valverde y Movistar Team se mantuvieron siempre en cabeza de pelotón, con menos nervios que en las primeras jornadas pero con bastante exigencia en el tramo decisivo, agazapados tras tres días durísimos de montaña que favorecieron en el repecho final a corredores más frescos como Van Avermaet (BMC), quien resolvió frente a Sagan (TCS) un agónico sprint en el que el ‘Bala’ fue 9º y Nairo, 12º, junto al resto de favoritos.

Movistar Team, que estrenó hoy sus cascos Catlike amarillos como líderes de la clasificación por escuadras, tuvo doble reconocimiento colectivo en la salida y en un podio honorífico en casa de RAGT, sponsors de dicho ránking. Mañana sábado, vuelta a escena para los favoritos con la subida a la Croix-Neuve (2’7 km a casi un 11%) justo antes de la llegada al aeródromo de Mende (14ª etapa).

DECLARACIONES:

Nairo Quintana: “Ha vuelto a ser otro día de muchísimo calor, con muchísimos repechos, pequeñas zonas de viento... se ha ido todo el día intranquilo. Eso hace que el cansancio se siga apoderando de nosotros. Nuestro objetivo es tratar de ir estas etapas recuperando un poco y llegar con fuerzas a los Alpes para intentarlo, aunque somos conscientes de que ningún día es fácil y mañana puede haber batalla. Quedan llegadas difíciles, con rotondas, bajadas... y puede haber caídas, lo que obliga a mantener la tensión. Entre todo el equipo seguiremos trabajando para evitar cualquier problema, y si es necesario, seguramente Alejandro me irá a ayudar para lograr desbaratar el equipo a Froome una vez entremos en la última semana. Pero aún resta mucho para eso”.

Clasificaciones



Partners 2017