6 de julio de 2015

“Ha sido un día muy duro, complicado por todo: los parones, las caídas, los cortes… impresionante”. Así resumía Alejandro Valverde el guión de una tercera etapa del Tour de Francia 2015 -159’5 km entre Amberes y el Muro de Huy (3ª)- enturbiada una vez más por las caídas.

Una brutal montonera a casi sesenta kilómetros de la llegada, que dejó fuera de combate a cuatro corredores -entre ellos Dumoulin (TGA), 3º de la general- y lastimó también al líder Cancellara (TFR), obligó a parar el pelotón durante varios minutos para luego relanzar la carrera en Bohissau (4ª), donde un conato de abanico partió el pelotón en tres grupos.

Mientras Nairo Quintana rodaba en el primero, Valverde, atascado en el tercero, hubo de arrancar en primera persona para resolver el corte y regresar a posiciones cabeceras en vista de las tres cotas finales. Colombiano y murciano, apoyados por Gorka Izagirre y Castroviejo, pasaban bien las ascensiones aunque sufrían después en el desenlace ante el poderío de Rodríguez (KAT). El catalán vencía por delante del nuevo maillot amarillo Froome (SKY), con Nairo (9º) y ‘Bala’ (11º) a 11”.

La nueva general deja a las dos referencias de Movistar Team a casi dos minutos de la cabeza -Valverde (16º), 1’51” por detrás; Quintana (17º), con 1’56” de pérdida- en la víspera de otro de los días temidos de esta Grande Boucle, el contacto con el pavé en un larguísimo envite de 223’5 km y seis tramos adoquinados en los últimos cuarenta camino de Cambrai.

Clasificaciones



Partners 2017