10 de abril de 2016

Si Movistar Team soñó alguna vez con tener un 'flandrien', Imanol Erviti, el entregado y humilde hombre de equipo que la escuadra de Eusebio Unzué ha disfrutado durante los últimos doce años, ha demostrado esta semana que ese hombre puede ser él. El navarro volvió a asombrar al mundo del ciclismo con casi doscientos kilómetros en la escapada de una París-Roubaix -27 tramos de pavé, 258 kilómetros, riesgo en cada curva- en la que ha concluido 9º, a poco más de 1' del sorprendente Mat Hayman (OGE), vencedor por delante del cuatro veces dueño del adoquín Tom Boonen (EQS).

La escapada de Erviti se inició alrededor del km 75 de carrera, un movimiento de veinte hombres que pasó la mítica Trouée d'Arenberg con 1'30" sobre el pelotón, partido en dos por una caída, y fue alcanzado, ya con muy pocos supervivientes, a poco más de sesenta kilómetros de la conclusión. Erviti, más suelto si cabe que en Flandes, no negó un relevo y fue atravesando las secciones de adoquín con maestría -llegó a marchar en un grupo de cabecero de sólo siete integrantes-, hasta que a menos de 20 km, un acelerón de Sky rompió su grupo y le dejó junto a Saramotins, Haussler (iAM) y Sieberg (LTS) en persecución del quinteto formado por Boonen, Hayman, Stannard (SKY), Vanmarcke (TLJ) y Boasson Hagen (DDD).

Imanol, que llegó por momentos a descolgar a su grupo, acabó sumando en el Velódromo su segundo top-ten sobre el pavé, lo que le convierte en el único español que se clasifica entre los diez mejores el mismo año en Flandes y Roubaix, siendo además el único ciclista junto a Vanmarcke en situarse en encadenar tales resultados en este 2016. Todo un hito para alguien que siempre ha concebido la satisfacción sobre la carretera entregándose por otros.

La nota negativa para Movistar Team en Roubaix la dejaron dos incidentes. Por un lado, Nelson Oliveira sufría una caída hacia el km 95 sobre la que las pruebas médicas a realizar mañana lunes evaluarán posibles lesiones en su hombro y brazo izquierdos; por el otro, Fran Ventoso recibía un aparatoso corte en la pierna, sobre la zona de la tibia, hacia el km 140. El cántabro, trasladado a un hospital en Valenciennes, está pendiente de ser curado, posiblemente mediante quirófano, y así coser el tejido muscular que podría estar afectado por el corte.

EL ANÁLISIS:

Chente García Acosta (director deportivo): Audio en nuestro canal de SoundCloud

Imanol Erviti: “¡Vaya semanita! Súper contento. En un primer momento te quedas con un poco de sabor agridulce, por no poder seguir a tu grupo de cara al sprint por ir tan al límite. Pero luego reflexionas y te vas muy contento. Si es difícil coger una fuga, Flandes, coger dos es una maravilla. Y si la he cogido es porque me ha echado una mano el equipo para entrar. Han hecho un movimiento para meterme en la fuga y es lo que me ha hecho estar.

Tampoco ha sido una fuga cómoda. Hemos tenido que ir muy rápidos todo el tiempo, atrás se ha liado muy pronto con la caída y el ataque de Boonen. Iban muy cerquita todo el rato, no nos han permitido coger aire en ningún momento y, una vez cazados, era una pequeña tortura cada tramo.

Tiraba por ser solidario y porque a mí también me interesaba que hubiese un poco de acuerdo más que ir ‘a palos’. Ir de ese otro modo me supondría mayor desgaste y quizás llegar un poco menos lejos. La verdad es que no era el que más empujaba, pero no quería romper yo la ruleta. Hay que ser honesto y correr dando la cara y con lo que se tiene. Encima iba animado, después de correr también así en Flandes. Pienso que merecía la pena. He llegado muy al límite en meta, no he podido buscar el puesto en el Velódromo, pero he apostado por hacer las cosas bien. ¡Esto es ciclismo, esto es así!

He entrado en el tramo previo al Carrefour a rueda, pero iba ya un poco en el límite y tenían un puntillo más los que iban delante. Me alegro de la victoria de Hayman: han corrido muy bien los Orica, con dos en la fuga inicial, él también desde el principio adelante… es un gran vencedor.

Si me encuentro así, puedo estar adelante en el pavé. También es cierto que todo pasa por buscar las fugas, que te facilitan correr más tranquilo. Las condiciones me han favorecido: la alergia me hacía volver otras veces disgustado, porque quería hacer un esfuerzo y, entre el polvo y las dificultades de carrera, acababa mermado. Ha llovido justo antes de Flandes y de Roubaix, ha limpiado el aire y me ha permitido estar arriba. En definitiva, me marcho muy feliz”.

Clasificación



Partners 2017