27 de abril de 2016

Ion vino para quedarse. El pequeño de los Izagirre mantiene su liderato en el Tour de Romandía 2016 tras su exhibición en el prólogo de ayer, sin achicarse ante las figuras y dando un nuevo golpe de autoridad en carreras UCI World Tour. Una vez más y desde que comenzó la temporada, la escuadra telefónica supo defender el maillot amarillo y comandar un pelotón sin reservas ni excusas más que la de continuar siendo el mejor equipo del mundo.

A causa de la nieve y el hielo en las carreteras, la organización decidió recortar el trazado reduciéndolo a 100 km (Mathod-Moudon), sin el primer puerto de 2ª y dejando únicamente los tres restantes de 3ª categoría. La solidez azul integrada por Andrey Amador, Winner Anacona, Jesús Herrada, Gorka Izagirre, Antonio Pedrero, Nairo Quintana, José Joaquín Rojas y Ion Izagirre tiró del pelotón en los tres ascensos. Primero Pedrero desempeñó una gran labor en los dos puertos iniciales reduciendo las distancias con Brüngger (ROT) y Minnaard (WGG) que serían neutralizados a falta de 30 km para el final. Después, Amador y Rojas siguieron su ejemplo al frente del grupo en la última cota de Vauderens (3ª) -con una rampa que alcanzaba el 16% de desnivel- y consiguieron que el bloque diera caza al belga Sander Armée (LTS) a falta de 13 km para la conclusión.

Con todo el pelotón reagrupado se organizó el esprint final que terminó con victoria del alemán Marcel Kittel (EQS) y un liderato de Movistar Team dejando un buen sabor de boca en Moudon y plenas esperanzas en la figura de Nairo Quintana, quien tendrá mañana la oportunidad de demostrar sus dotes de escalador en una etapa con final en alto de 1ª categoría.

Clasificación



Partners 2017