3 de abril de 2016

Uno de los mejores hombres de equipo del ciclismo español en décadas, Imanol Erviti, puso patas arriba este domingo las expectativas de Movistar Team en un Tour de Flandes al que los hombres de Eusebio Unzué miraban siempre con más ilusión que esperanzas. El navarro logró la 7ª plaza en Oudenaarde -segundo español en figurar entre los diez primeros de 'De Ronde', tras Juan Antonio Flecha- después de una actuación colosal viniendo desde una fuga que comenzó a más de 180 km de la llegada.

En cabeza de un grupo de seis unidades, Erviti se marchó junto a Van Hoecke (TSV) en los primeros muros y fue recogido después por una primera avanzadilla encabezada por Greipel (LTS). Imanol resistió el segundo doble paso por el Kwaremont y el Paterberg sin descomponer la figura; completó el terrible Koppenberg en cuarto lugar; y, alcanzado por Sagan (TNK), Kwiatkowski (SKY) y Vanmarcke (TLJ) tras el Kruisberg, a poco más de 20 kilómetros del final, comenzó a soñar con lo que parecía imposible en la salida: luchar con los mejores.

En el último Kwaremont-Paterberg, Erviti mostró unas piernas de acero para coronar primero junto a Cancellara (TFS) y, catapultado después en un segundo grupo en persecución de Sagan y Vanmarcke, concluir el último muro en quinta posición. Desde ahí, recogido por un pelotón en lucha por la cuarta plaza, alcanzó el mejor resultado histórico de Movistar Team en la gran cita flamenca. Un día que ni Imanol ni sus compañeros olvidarán fácilmente.

DECLARACIONES:

Imanol Erviti: "¿Que cómo me siento? ¡Cansado! (ríe) Este día es como un homenaje para mí. Poder ir adelante en los muros, con tanta gente, disfrutando del ambiente… es increíble. Una sensación grande, buena, me gusta. Ha sido un esfuerzo máximo. Cuando han entrado Sagan, Kwiatkowski y Vanmarcke por detrás iban muy rápido y sólo trataba de estar con ellos y hacer mi carrera inteligentemente. Hasta el último momento no veía creíble que pudiese estar disputando entre los diez primeros o haciendo buen resultado en general. Era una ilusión, pero hasta terminar el Paterberg no estaba confiado; no porque no pudiese, sino porque había gastado mucho, atrás venían rápido y siempre es difícil. En Flandes se hace la carrera siempre de atrás hacia adelante, y pensaba que iba a ser complicado.

Después de esa última subida, en la que estaba con Terpstra y nos ha cogido el grupo de Kristoff, ya empezaba a ilusionarme. He esprintado a tope, pensaba que podía pasar a Van Baarle para acabar sexto, pero tenía muchos calambres y no podía pedalear más. Tengo un viaje largo a casa ahora y me gustaría poder llegar hasta mi familia, dar un abrazo a mi mujer y mi hijo,  y dar gracias a los que me ayudan, me animan y han hecho que pueda hacer un buen lugar. Compañeros, director… todos. Es una maravilla haber vivido esto. Ahora toca descansar, saborear este resultado y pensar en Ardenas, con Alejandro. Son otros retos importantes que quiero cumplir bien".

Clasificación



Partners 2017