14 de mayo de 2016

Después del duro golpe en el día de ayer con la caída y abandono de Javi Moreno -hombre clave en la montaña de este Giro de Italia para Movistar Team-, la escuadra telefónica supo sacar la fuerza y entereza necesarias para brillar en la 8ª etapa italiana (Foligno – Arezzo, 169 Km). El control por parte de los de Chente y Jaimerena se vislumbró ya en la primera escapada con Rojas -quien demostró en la Vuelta 2015 con varias fugas que se defendía bien en la media montaña- y Sütterlin, apoyo de su compañero de fuga primero y refuerzo de Valverde en los kilómetros finales.

Primer trabajo hecho, llegaba el momento del jefe de filas. Y respondió –y de qué manera– Alejandro Valverde. El murciano lanzó un ataque a poco más de 20km de meta, cambio de ritmo que no pudo soportar el líder, Tom Dumoulin (TGA), y puso en aprietos a Mikel Landa (SKY). La labor del conjunto azul fue brillante a partir de entonces, sabiendo dosificar los esfuerzos desde el sterrato del Alpe di Poti hasta meta con Sütterlin, Rojas –dejándose caer de la fuga- y Andrey Amador, fiel escudero del ‘Bala’, que acompañaron en todo momento al de las Lumbreras. Constantes cambios de ritmo durante la subida –con pendientes de hasta el 14%- y también en la bajada, descenso muy técnico con un trazado muy sinuoso que supo aprovechar para marcar diferencias el líder de Movistar Team.

La victoria fue para Gianluca Brambilla (EQS), que marchaba ya en solitario -se quedó a las puertas en la pasada Strade Bianche- y con esta diana se convierte en el nuevo líder del Giro de Italia. Valverde, sexto en meta, escala a la 4ª plaza de la general, a 36” de Brambilla y a 13” de Zakarin (2º), con Amador, 13º. La carrera llega mañana a una trascendental CRI en las colinas del Chianti, 40 km en los que el 'Bala' tratará de seguir progresando y hacer aún más vivo el sueño rosa.

DECLARACIONES:

Alejandro Valverde: Teniendo a dos compañeros en la fuga he pensado en atacar desde abajo del puerto, ir a tope hasta arriba para que luego ellos, Rojillas y Jasha, parasen y nos ayudaran lo máximo posible. Al final así ha sido: han hecho una gran labor y ha sido un trabajo fenomenal del equipo. Los que estaban en el grupo ya se ha visto que estaban muy bien; hemos visto a Fugslang y Dumoulin fallar un poco, pero a este Giro le falta mucho. Más que para dejar al resto, lo que quería atacando era sacar el máximo tiempo posible a Dumoulin, porque para la crono es el más fuerte de todos. Los demás estamos, por ahora, muy parecidos.

Aunque haya tenido un día un poco ‘así-así’, sigo pensando que Dumoulin puede ganar el Giro. No me esperaba haberle sacado lo que le hemos sacado, pero me he encontrado bien y no he dudado ni un segundo. Estoy contento con el resultado. Ayer tuvimos la pérdida de un compañero importante como Javi Moreno, que estaba en gran forma, y hoy lo hemos salvado bien así que estamos contentos. La crono será realmente dura. Es un recorrido que no me desagrada; no es suave y sí técnico y exigente. Esperemos limitar pérdidas y, si se puede, ganar algo de tiempo. Ojalá tenga buenas piernas. No me veo como favorito en absoluto en este Giro; somos muchos hombres muy parejos y la carrera será apretada y difícil”.

Clasificación



Partners 2017