19 de mayo de 2016

Lo que parecía ser una etapa tranquila, 182 km completamente llanos desde Noale a Bibione, se complicó por las duras condiciones climatológicas ya desde la salida. La 12ª jornada del Giro de Italia escondía una dureza psicológica que los de Chente y Jaimerena supieron soportar. Capas de ropa que faltaban y sobraban –el propio José Joaquín Rojas se las vio de todos los colores para quitarse los manguitos-, todos los sentidos puestos en las zonas más peligrosas para evitar caídas y siempre sin perder de vista a los Astana y su jefe de filas, Vicenzo Nibali, rival directo de cara a la alta montaña que comienza mañana.

La victoria de etapa fue, por tercera vez en esta edición, para Andre Greipel (LTS) y la ‘maglia rosa’ sigue en posesión de Bob Jungels (EQS), con Amador a 24” y Valverde a 1’07”. Con la segunda y tercera plaza a salvo, Movistar Team afronta la parte decisiva de la Corsa Rosa con unas condiciones inmejorables. Montemaggiore con rampas del 10%, Crai con un 9,4 de media, Cima Porzus con 8km casi al 10% y Valle di Campeglio a más del 8% durante 6km serán los primeros jueces de este Giro 2016. Y el bloque azul, más fuerte que nunca. 

Clasificación

 



Partners 2017