25 de mayo de 2016

Tras la tensa y agotadora etapa de ayer, el jefe de filas de Movistar Team tenía hoy la responsabilidad de mantener ese meritorio tercer puesto en el podio de la general. El equipo dirigido por Chente y Jaimerena hizo los deberes protegiendo a Alejandro Valverde en el pelotón y salvó, sin ningún contratiempo, la 17ª jornada del Giro de Italia (Molveno - Cassano d’Adda, 196km). La primera mitad de la etapa mostraba un terreno con tachuelas que culminaba con la subida al único puerto puntuable, el Passo Sant'Eusebio, alcanzand en primer lugar por Daniel Oss (BMC), en fuga durante la mayor parte de la carrera junto con Eugert Zhupa (WIL) y Pavel Brutt (TCS). 

A partir de aquí, por tierras de Brescia, comenzaría un recorrido de 76 km llanos y con tramos en descenso que facilitaría la formación de un sexteto –sumándose Bak (LTS), Belkov (KAT) y Konovalovas (FDJ)- en la escapada. No fue hasta los últimos 5 km cuando la fuga quedaría neutralizada y los sprinters entrarían a escena. José Joaquín Rojas, Jasha Sütterlin y Rory Sutherland se encargaron de posicionar a toda la escuadra telefónica para evitar cualquier peligro en la llegada veloz y masiva a Cassano d’Adda, donde Roger Kluge (IAM) se adjudicaría la victoria sorprendiendo a los sprinters con una potente acción de finisseur.

El jueves traerá un aperitivo de la 'traca final' en esta Corsa Rosa, con un perfil similar al de hoy -llano en la mayor parte de los 240km desde Muggiò hasta Pinerolo-, pero con un puerto de 2ª, el Pramartino, coronado a 15 km de la meta, más un durísimo y breve repecho muy cerca de la llegada. 

Clasificación



Partners 2017