27 de mayo de 2016

La antepenúltima etapa del Giro de Italia (Pinerolo – Risoul, 162 km) encumbró a Vincenzo Nibali (AST) hasta la victoria y el podio de la general (3º), relegando a Alejandro Valverde -en apuros desde el final del Colle dell’Agnello- a la 4ª plaza. La 'Cima Coppi' de esta edición fue el punto de inflexión de la primera prueba de fuego en los Alpes, con un acelerón de Orica, secundado por Chaves -2º hasta hoy en la carrera- para aislar al líder Kruijswijk (TLJ) y poner la carrera en jaque, con Nibali (AST) y Valverde como testigos.

Todo cambió a 2 km de la cima, cuando Chaves, ayudado de Nibali, forzó la máquina de nuevo y cortó a Valverde, soportado en el último tramo por Rory Sutherland, José Joaquín Rojas y un José Herrada que lo acompañaría en el largo descenso posterior. En el mismo, Kruijswijk perdió el control de su bicicleta e impactó contra un muro de nieve, incidente que lo situaría detrás del grupo de Valverde tras otro posterior percance mecánico. También Zakarin (KAT) se vio afectado en el descenso por una brutal caída.

En los 12 km de subida final a Risoul, Nibali dio a torcer el brazo de Chaves y amplió su margen, de casi 1' a pie de puerto, con un Alejandro Valverde, que terminó 6º en la jornada y viaja ahora a 43” del podio y a 1’48” del rosaVars, Bonette y Lombarda, los tres puertos de 1ª categoría de mañana, serán los encargados de decidir el Giro de Italia 2016. La última oportunidad para el jefe de filas de la escuadra telefónica, quien ya respondió en Andalo cuando más complicada estaba la general.

La mala noticia del día para Movistar Team llegaba bastante antes de la conclusión de la etapa, en la cima del Agnello, donde Carlos Betancur, completamente vacío tras una gripe que le ha causado vómitos, diarrea y todo tipo de dolores musculares, debió poner pie a tierra a sólo 48 horas de la meta de Turín. La enfermedad, que lleva afectándole casi una semana, evita que el colombiano concluya su primera 'grande' con Movistar Team.

DECLARACIONES:

Chente García Acosta (cortesía Eurosport; audio): "Ya decíamos en la previa de esta etapa que podía pasar de todo, y así ha sucedido. Alejandro se cortó en el Agnello pero en el descenso, con ayuda de Herrada, hemos llegado a tener al grupo de Nibali y Chaves a apenas doce segundos, muy, muy cerca de pillarlos. Sin embargo, circunstancias del Giro de Italia y el montón de motos que hay han hecho que no hayamos podido entrar y se nos hayan vuelto a ir, extrañamente. Hemos tenido que sufrir hasta meta.

Yo sí que sabía que Nibali podía estar ahí, pues es un ciclista muy correoso y cuando está herido resulta aún mas peligroso. Ha sabido gestionarse muy bien, a pesar de que en el Agnello iba casi quedándose, pero supo aguantar, rehacerse y dar el golpe en lo sucesivo. Mañana puede ser otro gran día en el Giro; esperemos a ver cómo recuperan los chavales".

Clasificación



Partners 2017