16 de junio de 2016

Intentando dar un giro total a una Vuelta a Suiza que no estaba saliendo tal y como querían los hombres de Jaimerena y Laguía, Gorka Izagirre y Movistar Team se propusieron convertir la ofensiva en su vía de escape y éxito. Y a punto estuvieron de conseguirlo. Gorka Izagirre, el héroe del Stelvio en el Giro 2014, buscó de nuevo la epopeya desde muy lejos en una sexta etapa que engarzaba las subidas al Klausenpass (HC) y Amden (1ª; final en alto).

El movimiento bajo la lluvia y la niebla, sorpresa para todos los favoritos, le granjeó una ventaja de más de cuatro minutos sobre el pelotón y le aproximaba progresivamente a una fuga donde se hallaba desde temprano su compañero Jasha Sütterlin. Tras detenerse para auxiliar a su compañero, el germano dejó a Gorka a pie de puerto con aproximadamente 2'25" sobre un gran grupo que pronto comenzó a restarle terreno. Fueron, por desgracia, las últimas duras rampas las que acabaron con sus energías y lo condenaron a ser cazado, sin que los intentos de un notable Ion Izagirre sirviesen para detener el ritmo atrás.

Weening (ROP), procedente de la escapada de la jornada, se hacía con el triunfo parcial mientras Ion cruzaba la meta a 4'35", cuatro segundos por detrás del nuevo líder Wilco Kelderman (TLJ), y se situaba en cuarta plaza de la general a 34" del neerlandés. Gorka, que arribó medio minuto después, sigue 9º a 59" y se ganó una vez más el reconocimiento de la afición del ciclismo.

Mañana viernes será otro día duro, quizás la jornada reina, con la llegada en lo alto del Rettenbachferner (HC; 2669m) tras un día larguísimo -224 km- camino del austríaco valle del Ötztal. Los Izagirre, siempre eficaces, volverán a ser el santo y seña de Movistar Team.

Clasificación



Partners 2017