18 de junio de 2016

Movistar Team fue amo y señor de la etapa reina de la 40ª Route du Sudla cuarta y penúltima de la ronda pirenaica sobre 184 km con las difíciles subidas al Tourmalet (1ª), Bordères (2ª) y final en Couraduque (1ª), a las que acompañó una lluvia especialmente peligrosa en los tramos de descenso e incluso algunos copos de nieve desde que los corredores, siempre tirados por el conjunto de Chente, alcanzaban la estación de esquí de La Mongie camino de la gran leyenda del Tour.

Moreno, Sutherland, Erviti, Dayer Quintana y unos estupendos Herrada y Rojas -parte éste de la fuga de quince ciclistas que lideró gran parte del recorrido- marcaron un ritmo pausado, constante y decidido en todos los tramos. Marc Soler, que acompañaba a ‘Rojillas’ en la escapada, fue alcanzado en Bordères por un grupo de apenas veinte elementos con mayoría telefónica, y realizó desde ahí un brutal trabajo de aproximación y de lanzamiento en el último puerto, que le dejó en cabeza junto a Nairo Quintana con sólo Edet (COF), Carthy (CJR) y Voeckler (DEN) a su rueda.

A dos kilómetros de la conclusión y animado por su brillante estado de forma, Soler -23 años en noviembre, ganador del Tour del Porvenir 2015- lanzaba un demarraje al que trató de salir, a la desesperada, un Carthy que fue batido en la línea por Nairo para cerrar el doblete de los azules y el primer triunfo de Marc en la elite (24 para Movistar Team, 25 con el de Ion Izagirre en Suiza; diez ciclistas distintos).

Nairo, líder, y Marc, 2º a 36”, aspirarán mañana a cerrar una carrera inolvidable para los de Chente García Acosta en un complicado circuito final en Clermont-Pouyguillès, con 154 km y ocho ascensiones a la Côte de Moncassin (3ª).

DECLARACIONES:

Marc Soler: “Estoy muy contento de cómo ha ido el día y de poder estrenarme con los profesionales de este modo, tras un gran día de todo el equipo. Hemos seguido las instrucciones de Chente prácticamente hasta al final y todo nos ha salido a pedir de boca. Es una victoria mía, pero todos los compañeros hemos estado muy bien para asegurar que se cumplían los objetivos. Ya en Dauphiné notaba que el trabajo de las últimas semanas había sido adecuado, pero la carrera me costó un poco; aquí en la Route du Sud me he notado un ritmo mejor.

Con mi presencia íbamos controlando también la fuga, pero en las últimas subidas he esperado a mis compañeros para ayudar en ese último tramo, pero en el final seguía a mi ritmo, sin que nadie se moviese, y a 2 km he comentado a Nairo: ‘¿Ataco?’ Él me ha dicho: ‘Prueba’. He lanzado ese ataque, me he podido ir y aguantar hasta meta. He tenido que sufrir mucho, pero así sabe aún mejor. Tanto Nairo como el equipo me han ayudado mucho y le agradezco la victoria a él y a todos los compañeros”.

Nairo Quintana: "El guión de la etapa era controlar tal cual lo hemos hecho todo el día; la verdad es que nos ha salido como queríamos. La idea en Couraduque era atacar y buscar la victoria de etapa, pero íbamos viendo que Marc estaba muy bien, en un determinado momento me ha dicho si se podía intentar ir hacia adelante y le he dicho que atacara. Es bueno compartir estas alegrías; los chicos las merecen también, se pasan todo el año trabajándonos para que nos llevemos los éxitos y estas victorias les hacen crecer, sobre todo a esos jóvenes que vienen detrás de uno. Las sensaciones han sido buenas, no había necesidad de forzar más y hemos pasado el día como mejor debíamos. Esperemos que mañana sea un día tranquilo -preocupa siempre una jornada en circuito, con los peligros que traen-, salir bien de la carrera y poder celebrar un triunfo más".

Clasificación

Foto ©: La Route du Sud



Partners 2017