11 de julio de 2016

Dos eventos concentraron la atención para Movistar Team en la primera jornada de descanso del Tour de Francia 2016, de la que el conjunto azul disfrutó en el AnyósPark Hotel de La Massana, en el Principado de Andorra.

Por la mañana -además de la habitual recepción a los amigos de Thomson Bike Tours, colaborador oficial del equipo-, Tissot hizo posible un encuentro único: el de Nairo Quintana, cuarto en la general de la 'Grande Boucle' y firme candidato aún al triunfo, y Jorge Lorenzo, campeón del mundo de MotoGP, quien cambió su Movistar Yamaha por una bici con la que subió junto a nuestros corredores -incluidos algunos 'lugareños', como José Joaquín Rojas o Antonio Pedrero- el mismo final de Arcalís donde ayer planeó la caravana del Tour bajo el granizo.

Tras la comida, el propio Quintana y el mánager general del conjunto telefónico, Eusebio Unzué, departieron ante varias decenas de medios de comunicación en una conferencia de prensa previa al reinicio de la carrera, mañana martes, con la 10ª etapa entre Escaldes-Engordany y Revel: 197 km con un duro ascenso inicial al Port d'Envalira (1ª; 2408m de altura, techo de la prueba) seguidos de un largo descenso hacia la zona del Alto Garona, con la Côte de Saint-Ferréol (3ª) a 7 km de la llegada.

Foto ©: Xepo.ws para Tissot



Partners 2017