2 de julio de 2016

Movistar Team cubrió sin incidentes uno de los numerosos días de tensión que llevarán a Nairo Quintana hasta la montaña en su #SueñoAmarillo. El Tour de Francia 2016 comenzó con la victoria de Mark Cavendish (DDD) en Sainte-Marie-du-Mont, en la ‘Utah Beach’ escenario del desembarco de Normandía que cambió el destino de Europa, tras 188 km de nervios, algún conato de abanico en las zonas más desprotegidas del recorrido y no pocas caídas.

Un incidente para Rowe (SKY) y Contador (TNK) contra una isleta a unos ochenta kilómetros de la conclusión y un duro golpe para Morkov (KAT) dentro del sprint final eran los percances más serios en un gran grupo donde Movistar Team se movió siempre de manera adecuada. El trabajo de Erviti, Oliveira, Jesús Herrada y Ion Izagirre fue plenamente satisfactorio y mantuvo a Nairo Quintana -30º en meta- bien resguarecido. Alejandro Valverde tampoco tuvo problemas.

La carrera no se moverá mañana del departamento de Manche aunque afrontará un terreno algo más desafiante: tras 183 km desde Saint-Lô, donde la escuadra telefónica tiene estos días su cartel general, se terminará en Cherburgo, con las cotas de Octeville (no puntuable) y La Glacerie (1900m al 6,5%) justo antes de una llegada en pronunciada cuesta, donde tanto Nairo como un Alejandro ducho en dichas lides deberán emplearse a fondo.

DECLARACIONES:

Winner Anacona (vídeo): "Ha sido un día bastante largo para cómo se suele empezar el Tour; una jornada de nervios, tensión y ritmo bastante rápido, en la que los cambios de ritmo y el peligro propio de la competitividad de estos días han acabado provocando caídas como las que hemos visto. Afortunadamente, no ha habido consecuencias para el equipo; hoy se mataron al fin los nervios y lo que viene será para mejor. Esto apenas comienza; son tres semanas largas, con mucha guerra que librar y rivales muy duros. Venimos bien preparados y mañana mismo seguiremos trabajando para hacerlo lo mejor posible".

Clasificación



Partners 2017