12 de marzo de 2017

Movistar Team persiguió con empeño sus dos metas en la París-Niza hasta la última jornada disputada este domingo en las montañas alrededor de la Costa Azul. El conjunto dirigido por Arrieta y Laguía luchó en cabeza durante la totalidad de los 115 km -con cinco puertos puntuables, incluido el famoso Col d'Eze (1ª)- y estuvo a punto de llevarse el gato al agua con un joven de 23 años, el catalán Marc Soler, convertido en revelación del fin de semana por su brillante trabajo en favor de Gorka Izagirre el sábado en La Couillole y su valiente fuga hoy.

Tres hombres de la escuadra telefónica -José Herrada, Rory Sutherland y el propio Soler- lucharon desde los primeros kilómetros en una numerosa fuga de más de una veintena de corredores, que se fraccionó en la subida a Peille (1ª), penúltima del programa, justo en el momento en el que Contador (TFS) lanzaba varios ataques que acabaron dejando de rueda a Martin (QST) y al líder Henao (SKY). El colombiano se rehacía por detrás persiguiendo junto a un Movistar Team que mantuvo siempre en la lucha a Gorka Izagirre, inicialmente cortado por el empuje de Contador, y que llegó con Soler en vanguardia a la base del puerto.

En el Col d'Eze, Soler se encontró solo junto a Contador y David de la Cruz (QST), a los que atacó a poco más de dos kilómetros de la cima pero de los que no pudo zafarse en el descenso posterior. Una amarga 3ª plaza en el agónico sprint de la Promenade des Anglais -su mejor resultado en una cita del WorldTour, tras el 4º lugar en una de las etapas de la Volta a Catalunya de 2015- compensada por el magnífico 4º puesto que se aseguró Gorka Izagirre en la general. Un resultado que engrandece la carrera del guipuzcoano de 29 años, siempre silencioso trabajador pero dotado de unas excelentes cualidades en todos los terrrenos.

Clasificación final



Partners 2017