23 de marzo de 2017

La recortada cuarta etapa de la Volta a Catalunya -de los 194 km iniciales, a solo 136 por las malas condiciones meteorológicas en el tramo de mayor altitud entre Llívia e Igualada- volvió a mostrar el carácter inconformista de Movistar Team. El conjunto de Arrieta y Laguía, siempre en las posiciones cabeceras hasta la crucial subida al Turó del Puig (2ª), a solo trece kilómetros de la conclusión, esperó al descenso para desplegar las armas de sus dos mejores corredores en la general: Alejandro Valverde y Marc Soler.

El catalán saltaba justo tras la pancarta del puerto junto al francés David Gaudu (FDJ) y anticipaba el contraataque, de auténtico lujo, del murciano en compañía del británico Chris Froome (SKY). Pese al empeño de ambos por hacer aumentar la docena de segundos con la que llegaron a contar sobre el exiguo pelotón -poco más de cincuenta unidades-, la falta de cooperación condenó a ambos a reintegrarse en un paquete donde Bouhanni (COF) resolvió al sprint.

José Joaquín Rojas (9º) fue finalmente el primer movistar en un grupo principal con seis azules y que no registró cambios en la general: Valverde, undécimo hoy, permanece en 4ª posición -a 45” de Van Garderen (BMC), a tan solo 1” del podio que marca Thomas (SKY)-, mientras Soler, siempre mejor joven, es 6º a 1’10”. Mañana viernes ambos buscarán seguir progresando en la ascensión más dura de esta Volta: Lo Port (Especial), 8,2 km al 9% que cerrarán una quinta jornada con 182 km y salida en Valls, patria del recordado Xavi Tondo.

Clasificación



Partners 2017