16 de abril de 2017

Un movimiento encaminado a guardar las espaldas de Alejandro Valverde que acabó reportándole un resultado ilusionante. José Joaquín Rojas (Movistar Team) dio todo de sí en la 52ª edición de la Amstel Gold Race, sobre 261 km repletos de viento, ascensiones y ritmo en el Limburgo neerlandés, para cosechar la 5ª plaza final en el grupo que arribó a 10" de Philippe Gilbert (QST, 1º) y Michal Kwiatkowski (SKY, 2º), los dos más fuertes de una prueba emocionante como pocas veces en el tríptico de cotas.

El corte decisivo se formó en el Kruisberg, a 38 km de la llegada. Rojas, acompañado por Ion Izagirre (TBM), luchaba con éxito por enlazar en un sexteto de lujo con Henao (SKY), Albasini (ORS), Haas (DDD), Lindeman (TLJ), Gilbert y un Benoot (LTS) que perdería después contacto. Tras marchar durante varios minutos a una docena de segundos, el grupo de Alejandro Valverde cedió sus opciones en el páramo posterior al Keutenberg (-28 km), donde Kwiatkowski enlazó para conectar con la cabeza mientras Van Avermaet (BMC) y el 'Bala' aceleraban sin éxito.

"Muy justo", como él mismo afirmaba tras la carrera, pero con la gallardía de quien ha resurgido más en forma que nunca tras su larga lesión de la pasada Vuelta, el ciezano Rojas apenas resistía a rueda ante tan potentes rivales hasta que el ataque de Kwiatkowski y Gilbert en el Bemelerberg (-5 km) le obligó a dar unos relevos que no tenía. Finalmente, una quinta posición -tras Albasini y Haas- más que satisfactoria para el de Murcia, que ayudará como siempre ha hecho y una vez más a su paisano Valverde en las inminentes Flecha Valona y Lieja-Bastoña-Lieja de la próxima semana.

Clasificación



Partners 2017