24 de mayo de 2017

La resaca de la jornada reina del Giro 2017 para Nairo Quintana fue tranquila aunque exigente. Los 219 km de la decimoséptima etapa entre Tirano y Canazei fueron duros en su tramo inicial, con la fuga consolidándose en el tramo entre las subidas a Aprica (2ª) y el Tonale (2ª), y de mayor calma en lo sucesivo, una vez que se marchó una fuga de cuarenta ciclistas que marcó por completo la carrera.

Rory Sutherland y Gorka Izagirre se filtraron en una escapada que fue seleccionándose a base de ataques, varios de los cuales protagonizaron tanto el guipuzcoano como el aussie en un grupo reducido inicialmente a 25 y después a solo 13 unidades. A pesar de que Sutherland llegó a marchar con Busato (WIL), Woods (CDT) y Bernard (TFS) en cabeza a una docena de kilómetros y que la entrada de Gorka, junto a Costa (UAD) y Van Garderen (BMC), parecía hacer prosperar el movimiento, la entrada de DDD en persecución volvió a neutralizar el grupo y dio pie al ataque decisivo de Rolland (CDT), a 7 km de meta.

El movimiento del francés fue suficiente para llevarse el triunfo sobre un grupo en el que Gorka, 3º, y Sutherland, 4º, se quedaron muy cerca de obtener el tercer triunfo parcial de Movistar Team en el Giro 2017. El pelotón, tirado siempre por QST y TLJ, alcanzó la meta a 7'54" del ganador y evitó diferencias significativas en la general, con Dumoulin, Nairo (a 31") y Nibali (TBM, a 1'12") en las tres primeras posiciones.

La 'Corsa Rosa' afronta mañana un día de intensidad y agonismo, una etapa breve (137 km) entre Moena y Ortisei pero durísima en los Dolomitas con las subidas al Pordoi (1ª), Valparola (2ª), Gardena (2ª), Pinei (3ª) y Pontives (1ª), ésta última a 4 km de la llegada.

DECLARACIONES:

Gorka Izagirre: Estoy satisfecho a medias. El objetivo hoy tampoco era meterme en la fuga, pero al final se estaba yendo mucha gente y había que estar representados por delante. Era muy complicado porque era una fuga muy numerosa y algunos equipos llevaban muchos representantes. Nosotros éramos menos y creo que al final también estábamos muy vigilados.

Hemos estado muy atentos tanto Rory como yo a los ataques en los últimos kilómetros, pero tampoco se puede salir a todos y Rolland ha acertado con su intento. Yo estaba bastante pendiente de la rueda de Rui, pero tampoco sabes cómo acertar porque había gente de mucho nivel. 

La verdad es que me estoy encontrando bien en este Giro. Mañana va a ser un día clave, de los que va a marcar la carrera. Veremos cómo sale la etapa, pero va a ser un día muy duro para todos. Yo me estoy sintiendo muy bien y espero ayudar lo máximo posible a Nairo”.

Rory Sutherland: “Ha sido una etapa muy exigente especialmente después del día tan duro de ayer. Queríamos estar representados en la fuga para tener todo bajo control ante cualquier cosa que pudiera pasar por detrás y al final nos hemos encontrado con la posibilidad de pelear por el triunfo de etapa. Había muchos ataques y contraataques y tanto Gorka como yo hemos estado siempre muy atentos, especialmente al final, pero al final se ha impuesto la ley de Murphy: justo el ataque al que no sales, es el que finalmente llega a meta.

Pero estoy orgulloso de mi esfuerzo y el de todo el equipo. Es frustrante no conseguir la victoria cuando tienes una oportunidad como esta, pero así es el ciclismo y por eso es tan bonito. Mañana es otro día muy duro en que volveré a mi trabajo para Nairo y será una etapa durísima y muy importate para la general en la que ojalá que podamos acercarnos a la maglia rosa”.

Clasificación



Partners 2017