Intxausti certifica su gran éxito
29 abril 2012

Vuelta a Asturias (3ª)

El vizcaíno aprovecha otra lección de trabajo colectivo de Movistar Team -vencedores por equipos- para hacerse con la general final de la Vuelta a Asturias, 12ª victoria de los azules en 2012, en las rampas del Naranco

Beñat Intxausti ha dejado definitivamente atrás los sinsabores de un difícil 2011 y ha regresado al lugar de protagonismo que le corresponde al anotarse hoy domingo la general de la 56ª Vuelta a Asturias, dilucidada sobre los 167 kilómetros de una Subida al Naranco con hasta siete puertos puntuables antes de la llegada a la cima ovetense. El vizcaíno, 2º en meta tras el francés Di Gregorio (COF), estuvo secundado en todo momento por la excepcional labor de sus siete compañeros de Movistar Team en la ronda astur.

Ya desde el inicio, los hombres dirigidos por José Luis Jaimerena contuvieron las diferencias de la fuga del día; después, elevaron el ritmo para neutralizar al grupo y hacer sufrir al líder, el gallego Marque (CAR), en los pasos por Muñó-Muncó (3ª) y Robledo (3ª); y, finalmente, una soberbia labor del último ganador de la prueba, Javi Moreno, rompió el pelotón en el Violeo (3ª) y dejó a Intxausti y a su compañero David López en cabeza de un quinteto de elegidos en el último descenso. Ya en el Naranco, tras varios ataques de sus rivales, Intxausti se marchaba a menos de 2 km de meta junto a Di Gregorio y su compañero Moncoutié para sellar su segundo éxito en profesionales y el duodécimo en 2012 para la escuadra telefónica, que redondeó su brillante carrera con la victoria final por escuadras.

DECLARACIONES Beñat Intxausti:
“Creo que ya me lo merecía después de tantas intentonas y tantas desgracias. A mí mismo me estaba exigiendo ya ganar algo importante y hoy ha sido el día. Lo necesitaba, por mí para volver a ganar, y por poder dedicárselo a Xavi, es algo que he deseado durante mucho tiempo. He entrado en meta muy emocionado, acordándome de él y, evidentemente, esta victoria va en su honor. Y para mi abuelo, que falleció el año pasado y era mi primer fan. También para el equipo, que me ha apoyado en los momentos malos y ha sabido animarme y sacarme de ese bache. Asturias es talismán para mí, aquí he conseguido mis dos victorias y por recorrido, fechas, climatología… es una carrera que siempre me ha gustado”.

“Sabíamos que hoy la clave era El Violeo, porque tenía 3 kilómetros duros y que ese era el sitio en el que había que endurecer. El abandono de Izagirre nos ha dejado a Marque como gran rival, pero al empezar el puerto Javi Moreno y David López se han puesto a tope y hemos visto que el líder se descolgaba. Nos hemos quedado los dos cofidis (Moncoutié y Di Gregorio), De la Cruz, David y yo, y Txurruka que ha entrado en la bajada. En el Naranco, sabía que el único que me podía ganar era De la Cruz por las bonificaciones y por eso he arrancado”.

“He estado 20 días en Navacerrada y la verdad es que venía con dudas y más con la idea de afinar de cara al Giro que de disputar. Pero ya el primer día me encontré muy bien y ayer en la crono sólo me faltó arriesgar más en la bajada, donde perdí esos 6 segundos que me faltaron para ganar. Hoy hemos conseguido redondear una vuelta magnífica de todo el equipo y estoy contentísimo. Esto me da un impulso moral de cara al Giro, está claro. No quiero obsesionarme con la general y prefiero ir día a día. El inicio de Dinamarca no me va mucho y espero salvarlo para llegar bien a Italia. Una victoria de etapa sería increíble y también estar lo más arriba posible en la general, pero ahora toca disfrutar de esto”.

Foto (c): Rafa Carbonero / lavueltaasturias.com