El caos se apodera del debut
29 junio 2013

Tour de Francia (et. 1)

Rui Costa, con un golpe en la muñeca derecha sin graves consecuencias, único afectado de Movistar Team por las numerosas caídas en un final marcado por la confusión. Rojas, 9º; ganó Kittel (ARG)

El alemán Kittel (ARG) se ha hecho con el primer maillot amarillo de líder del Tour de Francia 2013 tras una etapa de 213 km entre Porto-Vecchio y Bastia marcada por el desorden y los contratiempos en su tramo final. Tranquila hasta los últimos 15 kilómetros con una fuga de cinco hombres siempre bajo control de un pelotón donde Movistar Team ocupó en todo momento posiciones cabeceras, la llegada se vio sacudida en un primer momento por el incidente sufrido por un autobús de uno de los equipos, que quedó encallado bajo el arco de meta. La organización decidió en primera instancia adelantar la llegada hasta la pancarta de los últimos 3 km, aunque en el último instante terminó por fijar la llegada en su lugar original dando a todos los ciclistas el mismo tiempo del vencedor. 

La confusión avivó el ritmo en un pelotón que a poco más de 6 km de la conclusión sufría una caída en la primera mitad del grupo que afectaba por parte de Movistar Team a Rui Costa. El portugués cruzaba descolgado la línea de meta con un fuerte golpe en su muñeca derecha al que inmediatamente se le aplicaba hielo para evitar la inflamación de la zona. A la espera de su evolución, su continuidad en carrera no parece tener peligro alguno. La caída, en la que Imanol Erviti sufría también la rotura de una rueda, no deparaba más daños para los movistar, entre los que Valverde, Quintana, Gutiérrez y Rojas (9º en la llegada) entraban en el primero de los grandes grupos que provocó el incidente.

Mañana domingo, segunda etapa por tierras corsas: 156 km entre Bastia y Ajaccio con cuatro subidas puntuables, entre ellas el Col de Vizzavona (2ª) a mitad de camino y la Côte de Salario (3ª) a doce kilómetros del final.


DECLARACIONES
Rui Costa: 
«Estoy contento de no haber perdido tiempo y de seguir metido en carrera. Son ya cuatro Tours, el quinto con esta edición, y sabemos cómo funciona esto en los primeros días. Hay que estar siempre atentos todo el rato y más aún en los últimos 30 kilómetros. Ahí hay que ir bien colocado y así lo hemos hecho, pero las caídas muchas veces no se pueden evitar. Cuando me caí, tenía la cadena fuera de su sitio y al ir a meterla me dolía mucho la mano, pero ahora tras ponerme hielo, ya estoy mejor. Habrá que esperar a que se enfríe del todo porque cuando estás en calor no duele tanto y siempre hay que ver cómo estás después, pero creo que no tengo nada«.

José Joaquín Rojas: «Ha sido bastante locura en los últimos 25 kilómetros: entre el caos con la meta, saber si estaba a tres kilómetros o no; las carreteras más estrechas, la necesidad de seguir apretando, vigilando que vayamos siempre juntos todos los compañeros… Al menos hemos salvado bien el día y salvo Rui nos hemos librado de la caída. He buscado mi pequeña oportunidad una vez que he terminado el trabajo con Alejandro, pero sabemos que lo primero es lo primero y este año es estar junto a él. Si tengo opciones como estas intentaré seguir aprovechándolas y perseguir esta victoria de etapa, pero eso es más fácil que llegue más adelante. Hemos intentado correr siempre en cabeza, desde el kilómetro 0, para que no nos pille el toro como el año pasado: sabemos que se gasta mucho más, pero es clave para evitar cualquier contratiempo. Mañana y pasado, más de lo mismo. Seguiremos corriendo así de atentos y con el equipo unido para llevar protegido a Alejandro».