Día de tensión en Cantabria antes de los dos ‘etapones’ de montaña
31 agosto 2021

La Vuelta (et. 16)

Oliveira -con molestias en el tobillo- y Enric Mas -con una contusión en el coxis- caen al inicio de la decimosexta etapa, pero alcanzan sin problemas la meta de Santa Cruz de Bezana. Mañana miércoles, Los Lagos.

No fue ni mucho menos un paseo la 16ª jornada de La Vuelta, con los continuos repechos de la segunda mitad de carrera entre Laredo y Santa Cruz de Bezana, el viento y los nervios en el pelotón contribuyendo a seguir restando fuerzas a los corredores. No cambió el resultado con respecto a las expectativas -Fabio Jakobsen (DQT) se llevó su tercer parcial-, pero Movistar Team no tuvo un día nada sencillo.

Enric Mas, golpe sin aparentes consecuencias durante la 16ª etapa. (c) Photo Gomez Sport

Enric Mas, José Joaquín Rojas y Nelson Oliveira se vieron implicados en una caída en el km 4, una montonera que causó una contusión en el coxis al mallorquín -cuyas molestias remitieron progresivamente durante el día- y un fuerte golpe en el tobillo al luso, quien aun así pudo contribuir a las tareas de grupo hasta la parte final. Su labor, junto a la de ‘Roji’, Verona y Erviti, mantuvo a Mas y Miguel Ángel López en las plazas cuarta y quinta de la clasificación.

Oliveira y Erviti, intercambiando suplementación 226ERS durante la carrera. (c) Photo Gomez Sport

La general habrá de cambiar necesariamente mañana miércoles, con el primero de los dos compromisos de alta montaña en Asturias, nada menos que en los Lagos de Covadonga (Especial). La mítica subida desde la ‘Santina’ completará una jornada con los pasos previos por Hortigueru (3ª) y, sobre todo, la doble ascensión a la dura Collada Llomena (1ª).

Miguel Ángel López y Patxi Vila, charlando y cuidando los detalles tras la etapa. (c) Albert Valero / Movistar Team

DECLARACIONES / Miguel Ángel López:

“Hoy se pensaba que podía ser una etapa más tranquila, como de arranque de semana, una en que podías darle ‘inicio’ a las piernas poco a poco, pero también es cierto que después de un descanso, en el que todos se relajan un poco y toman más fuerzas, las energías se recargan y eso ha llevado a que viésemos más tensión en la salida, con una caída en la que se han visto envueltos Enric y varios compañeros. Por fortuna, se han reincorporado al pelotón de nuevo y hemos llegado sin problemas. Ha sido una etapa un poco ratonera, una de esas que hay que ir con mucha precaución, pero se dio el resultado esperado, un sprint, y mañana más, de nuevo en la montaña”.

Imagen portada (c): Photo Gomez Sport