Dayer Quintana

30 noviembre 2017
Dayer Quintana

El menor de la saga Quintana regresará a una ‘grande’ en 2017 después de continuar en 2016 su camino de progresión. Tras unos primeros años difíciles –maquillados por la victoria en la etapa reina de la Vuelta a Austria de 2014-, donde se dedicó más a ganar técnica y a aprender los secretos del ‘oficio’ que a explotar sus habilidades, Dayer se lució en 2016 con su primera victoria en una ronda por etapas, el Tour de San Luis, escoltado por su propio hermano Nairo.

Ese éxito y una mayor confianza del grupo -en el que visitó carreras de nivel como Dauphiné o Catalunya- invitan a pensar que el cuarto año del boyacense con los de Unzué debe ser el de su eclosión definitiva.

Aunque en esa etapa inicial experimentó en las clásicas de pavé, el arquetipo de corredor que representa Dayer (mucha potencia en un pequeño cuerpo de menos de sesenta kilos) indica que en el futuro, este talento salido de la cantera de Lizarte brillará en las más altas montañas. ¿Junto a su hermano? Sería bonito pensarlo así.

 

POLOS OPUESTOS. Dos años más joven que su ilustre hermano, ambos tienen caracteres bastante diferentes, como explica el propio Dayer, que cambió su residencia a Mónaco al tiempo que lo hizo su hermano mayor: “Nairo es más tranquilo que yo, reservado, calculador, tímido, yo soy diferente: bastante acelerado. A él le gusta poco hablar, y en carretera es muy astuto. Yo soy más impulsivo”.

ESTRENO EN AUSTRIA. En su primera temporada como profesional, con solo 21 años consiguió un destacado triunfo en la etapa reina de la Vuelta a Austria, en la cima del temible Kitzbüheler Horn (8 km al 12%) culminando una fuga de 200 km con otros diez ciclistas. Además, fue 9º en una de las rondas más montañosas del calendario europeo.

SAN LUIS FAMILIAR. Su gran momento como ciclista llegó en el Tour de San Luis 2016, donde se llevó el triunfo absoluto y donde pudo disfrutar de un inolvidable podio final junto a Nairo, que terminó 3º en esa edición tras ayudar a su hermano pequeño a conseguir su primera victoria en una vuelta por etapas. Ambos estuvieron separados por su ahora compañero de equipo, Eduardo Sepúlveda.

Hasta lograr ser ciclista profesional Dayer tuvo una curiosa trayectoria, ya que tras ser un destacado junior prácticamente no pudo después competir en los años 2011 y 2012. El plan era correr en un equipo patrocinado por la Policia de Boyacá, con la que los jóvenes colaborarían en labores administrativas. Pero un conflicto político le llevó a cambiar esas tareas y pasar a patrullar en las calles durante 18 meses hasta que en abril de 2013 viajó a España para buscar en el equipo Lizarte su opción de ser corredor profesional.

Su temporada 2017 se vio marcada por una fea caída en el E3 Harelbeke, una de las primeras pruebas de la temporada de clásicas. Cuando marchaba en el primer grupo, Dayer se fue al suelo y tuvo que ser trasladado a un hospital, donde se le aplicaron 18 puntos de sutura en su mano derecha. Sin embargo, la zona más afectada fue el rostro, con múltiples magulladuras que fueron visibles hasta varios meses después.