23 de agosto de 2013

En el Parador de Pontevedra, y ante un nutrido grupo de medios de comunicación, Alejandro Valverde ha comparecido a mediodía de hoy en rueda de prensa junto al manager general de Movistar Team, Eusebio Unzué, para desgranar sus sensaciones a poco más de 24 horas del comienzo de la carrera. Después de reconocer por segunda vez -la primera fue en la tarde de ayer- el trazado de la contrarreloj por equipos que mañana abrirá la ronda española y antes de la presentación oficial de la carrera a partir de las 19.30 horas en la isla de La Toja, el dorsal número 1 de la Vuelta 2013 resumía así sus impresiones frente a los informadores: 

¿Cómo llegas a la carrera?
De inicio, mis sensaciones son buenas. Acabé bastante entero el Tour y he descansado bien desde entonces. Competí hasta San Sebastián, después he recuperado y en los últimos entrenamientos me he encontrado a gusto. Empezamos la Vuelta con moral y con ganas. Es verdad que cuesta recomponerse de los malos momentos que pasé en el Tour, pero luego cuando lo analizas te das cuenta de que no puedes hacer nada. Este deporte es así y te da muchas alegrías, pero también ratos amargos. Pasé dos días malos tras la avería, pero luego supo recomponerme y echarle una mano a Nairo y con eso me quedo.

¿El no estar en la pelea por el Tour te permitió llegar más fresco el año pasado a la Vuelta?
No sé si me presento en la salida mejor o peor que en 2012. Es cierto que en el Tour del año pasado esas caídas que tuve en los diez primeros días te dejan el físico tocado, el cuerpo no reacciona de la misma manera y quizás no te exiges igual. No sé si eso me favoreció o no para llegar a la Vuelta más fresco, pero la verdad es que las sensaciones son buenas antes de empezar y veremos cómo me encuentro según pasen las etapas.

¿Cuándo dices que llegas bien, es lo suficiente para pensar en la victoria?
La idea con la que vengo es la de pensar en lo más alto del podio en Madrid. Sé lo que es una vuelta grande, 21 días en los que tienes que salvar cada jornada, pero esta es una carrera que me gusta mucho y el objetivo de inicio debe ser buscar el triunfo final. 

Una de las etapas claves será la de Peyragudes, que conoces bien…
El recuerdo que tengo es buenísimo, está claro, porque ahí conseguí una victoria muy importante en el Tour del año pasado. Los tres últimos puertos son los mismos y los que han metido antes, también son muy exigentes. Para mí, desde luego, será la etapa reina. Hay otras también muy selectivas y que decidirán mucho para la general, pero esa es muy, muy dura. ¿Angliru? Aunque hay mucha montaña antes, creo que entre los tres o cuatro primeros se puede llegar allí con todo por decidir.

¿Quién te impone más respeto, Nibali o Purito? 
Temo por igual a los dos. Joaquim me da mucho miedo porque tiene muchos finales que le van a la perfección. Y NIbali ya vimos como ganó el Giro. Ha podido recuperarse bien desde entonces y será muy peligroso. 

¿Cuál puede ser la etapa clave?
Aquí cualquier día puede ser peligroso. El año pasado lo vimos en Fuente De. Nadie pensaba que fuera a ser tan determinante con la dureza que había en el resto de la Vuelta y al final resultó que fue el día decisivo. Está claro que para ganar una vuelta de tres semanas no te puedes descuidar ni un minuto.  ¿Las bonificaciones? La idea con la que partimos es vencer en Madrid y si para ello tenemos que pelear por esos segundos en alguna etapa que vemos que podemos ganar, iremos a por ellos.

¿Cómo valoras el comienzo de la Vuelta en tierras gallegas?
El inicio en Galicia va a ser muy exigente. Mañana no va a ser una crono llana, ni mucho menos. Es un terreno exigente y eso la va a hacer más selectiva. Al día siguiente la primera llegada en alto con un inicio de subida muy complicado, el lunes otra etapa para estar muy atentos… Todas las llegadas gallegas van a tener su historia.

¿Estás contento con tu equipo? ¿Ganar mañana es un objetivo en esta Vuelta?
Estoy muy contento con el equipo que tengo a mi lado. Es un bloque compensado, equilibrado entre la montaña y el llano. Como he dicho, el objetivo es ganar en Madrid, pero está claro que mañana es un día importante para nosotros. Quizás la crono del año pasado nos venía mejor, pero esta no nos viene mal y lucharemos por repetir lo del año pasado. Si las cosas van bien, es cierto que se puede coger el maillot rojo pronto, pero no es una obsesión. La ultima semana es muy exigente y cuanto mejor y mas fresco tengamos al equipo, mejor.  

Una Vuelta con una única crono...
El hecho de que sólo haya una contrarreloj me favorece, sobre todo porque no es una crono plana. Creo que se hará bastante exigente y, aunque está claro que Nibali tiene un poco de ventaja, viendo como me salieron las contrarrelojes del Tour tengo confianza en que lo puedo hacer bien. 

¿Piensas también en el Mundial?
Está claro que lo tengo en la cabeza porque es una oportunidad bonita en un recorrido que me va bien. Pero ahora toca pensar en la Vuelta. Tenemos tres semanas muy duras por delante y generalmente quien acaba bien la Vuelta, está bien después en el Mundial, o sea que una cosa te lleva a la otra. ¿Cuál prefiero ganar? Me pones en un aprieto. Ambas son muy importantes, pero aquí ya he hecho primero, segundo y tercero, y he ganado etapas… Y en el Mundial tengo cuatro medallas pero no he podido ganar. Ser campeón del Mundo tira mucho y me gustaría tener un Mundial antes de retirarme.



Partners 2017