22 de junio de 2014

Foto (c): Maxime Lafage - La Route du Sud

La Route du Sud 2014 guardaba a Movistar Team una alegría más que sumar al éxito de Jesús Herrada en la jornada inaugural. Una acción cada vez menos sencilla en el ciclismo profesional moderno -ataque cercano a meta para burlar el control de los equipos de los sprinters- ha visto alzar los brazos a Adriano Malori en Castres, tras 179 km desde Saint-Gaudens con dos pequeñas cotas de 3ª categoría y varios repechos en el tramo final.

Malori se marchó del grupo a 20 km de la conclusión en compañía del británico Edmondson (SKY), en busca de un Arashiro (EUC) que había formado parte de la fuga original en la que rodó durante gran parte de la etapa el cántabro Iván Gutiérrez en representación de la escuadra telefónica. Unidos los tres hombres de cabeza con hasta 45" de ventaja, el empuje de FDJ amenazaba con dar alcance a la escapada, cuando Malori decidió, a poco más de dos kilómetros, lanzar un ataque que sus acompañantes no pudieron resistir.

Con 15" de margen en ese punto, el italiano sólo tuvo que apretar hasta el final para celebrar con margen suficiente la tercera victoria de su 2014, tras sendas cronos en San Luis y la Tirreno-Adriático- y la decimonovena de Movistar Team desde el inicio de campaña. Por detrás, Alejandro Valverde refrendaba su podio final -2º, junto a los tinkoff Roche (1º) y Rogers (3º)- en una Route du Sud con espléndido trabajo por parte de todos los azules y la única nota negativa del abandono por caída hoy -sin lesiones de consideración- del polaco Sylwester Szmyd.


DECLARACIONES | Adriano Malori:
"Estoy muy contento porque es la primera vez que gano una carrera en línea en profesionales. Estaba convencido de que podía hacerlo, pero no soy rápido y en el ciclismo moderno eso hace que las opciones se reduzcan mucho. Desde la reunión de la mañana, hemos hablado que no teníamos nada que perder y que podía ser un buen día. Lo hemos intentado con Iván y cuando hemos alcanzado la fuga, he saltado con Edmondson y hemos alcanzado a Arashiro, que era el único que quedaba de la escapada. Se ha ido muy rápido todo el día y los equipos con sprinters han llegado muy desgastados al final.

Veía que era el más fuerte de los tres y a poco más de dos kilómetros he visto el momento para marcharme solo. Se lo dedico al equipo, por toda la confianza que me ha dado en las carreras, y también a mí mismo, porque después del Giro casi no he descansado y me he cuidado mucho pensando en el campeonato nacional contrarreloj. Esto me da mucha moral para esa carrera, que es uno de mis objetivos el año. Después de eso, pararé un poco y veremos qué calendario hago en la segunda mitad del año". 



Partners 2017