14 de agosto de 2014

La calma reinó para Juanjo Lobato, Nairo Quintana y los Movistar Team durante el segundo acto de la Vuelta a Burgos -152 km entre Briviesca y Villadiego-. Con seis escapados bajo el control férreo de Imanol Erviti y Rubén Plaza y el resto de efectivos de la escuadra telefónica cuidando de gaditano y colombiano, ninguno de los dos tuvo problemas durante el día: uno mantuvo el liderato, a pesar de tener que conformarse sólo con el 10º lugar en el sprint final -con victoria para Pelucchi (IAM)- y el otro, noveno en la general a 5" del andaluz, tendrá todo el bloque a su disposición para la crucial etapa de mañana.

Las tradicionales Lagunas de Neila (Especial) cerrarán un carrusel de puertos -siete en total- de los que cinco -Cargadero (2ª), Collado (2ª) en dos ocasiones y el Pasil de Rozavientos (1ª), además de la llegada- se afrontarán en los últimos sesenta y cinco kilómetros (170 en total). "Ha sido un día bastante bueno para nosotros", resumía Lobato, que volverá a vestir de morado mañana en el Comunero de Revenga. "El equipo ha controlado perfectamente desde la salida; incluso teníamos ganas de que entrase algo de viento para intentar buscar ventaja, pero no ha afectado".

"La llegada de hoy era diferente a la de ayer, y como todos los equipos han ido relativamente tranquilos hasta el final se ha disputado con bastante tensión y no hemos podido llegar del todo bien colocados. Mañana llega Neila: es una etapa que todo el equipo está esperando para poner en juego nuestra artillería y veremos si Nairo puede intentarlo. Le veo bien, está tranquilo y espero que mañana tenga suerte", concluía el líder de la ronda burgalesa.


Los azules salvan el gran susto en Ardooie
Muy movida en su circuito final, la cuarta jornada del Eneco Tour -183 km sobre suelo belga entre Koksijde y Ardooie- vio a varios de los Movistar Team -Gutiérrez, Sanz, Dowsett y una aceleración final de Jasha Sütterlin- mostrarse antes del sprint masivo dominado por Bouhanni (FDJ), en el que José Joaquín Rojas firmó la 11ª plaza. Sin embargo, la llegada quedó ensombrecida por la durísima caída de Stybar (OPQ), que dejó la carrera en ambulancia tras golpearse de forma sucesiva con las protecciones y contra el asfalto con su rostro. El duro incidente estuvo a punto de afectar a Sanz y Dowsett, si bien ambos pudieron evitarlo con habilidad. Mañana viernes, cita con las cotas en Geraardsbergen, territorio 'De Ronde', con trece ascensiones en 162 km y un circuito final que pasará Denderoordberg, el Kapelmuur, el Bosberg y Onkerzelestraat.



Partners 2017