26 de agosto de 2014

IMÁGENES | Galería de la Vuelta a España

No pudo pelear la victoria de etapa, pero Alejandro Valverde volvió a mostrar una vez más su clase y calidad en una cuarta jornada de la Vuelta -164 km entre Mairena del Alcor y Córdoba- complicada por el asfixiante calor (casi 40ºC) y por los dos puertos, San Jerónimo (2ª) y el Catorce por Ciento (3ª), afrontados en los últimos 60 kilómetros de carrera.

Tras la alternancia de Movistar Team -con Herrada, Malori o Gorka Izagirre- en cabeza con Sky, Tinkoff u Orica, que neutralizó la fuga del día y dejó unas setenta unidades en el pelotón, el murciano de la escuadra telefónica arrancó en busca de una intentona con Yates (OGE), Anacona (LAM) y Sicard (EUC), dejando atrás al pelotón. A pesar de la insistencia de los cuatro fugados y de las muchas dudas entre los equipos de los favoritos en la persecución, la ventaja, que llegó a ser de casi medio minuto, se desvaneció al concluir el tramo más técnico del descenso, quedando Valverde en manos del grupo a 9 km de la llegada.

"Me he tirado para adelante para hacer que el resto de nuestros rivales se pusieran nerviosos y tuvieran que tirar por detrás, pero sabía que era muy complicado ir a ningún sitio", reconocía Alejandro justo tras cruzar la meta. "Ayer no me encontraba mal, sólo tenía molestias por la caída, pero después de enfriarse el golpe he demostrado que he recuperado bien y las sensaciones han sido bastante buenas. Veremos cómo actuamos en estos días que vienen. Las tácticas nos las guardamos para nosotros, que si no estamos dando pistas a los rivales".

En el reducido sprint, Degenkolb (GIA) se imponía con autoridad mientras Herrada (15º), Valverde, Quintana -inicialmente no reflejado en las clasificaciones a causa de un problema con el trasponder-, Amador, Izagirre y Castroviejo entraban con tranquilidad en el gran grupo, del que también quedó cerca Moreno. Mañana miércoles, giro hacia el sur para una fracción de 180 km entre Priego de Córdoba y Ronda en la que se pasará el Saltillo (3ª) a 16 kilómetros del final.


Montonera para Lobato y Gadret en Poitou-Charentes
La mala suerte golpeó por segunda vez en 48 horas al inicialmente sprinter de referencia de Movistar Team, Juanjo Lobato, para un Tour du Poitou-Charentes 2014 que se abría hoy con 192 km entre Jarnac y La Ronde, resueltos al sprint por el británico Mark Cavendish (OPQ). El gaditano, así como John Gadret, se fueron al suelo a falta de ocho kilómetros y quedaron -con golpes, ninguno de aparente gravedad- fuera de un primer pelotón en el que Enrique Sanz hubo de conformarse con la 13ª plaza. 183 km entre Marans y Niort serán mañana la revancha para el ciclista andaluz, en la segunda fracción por el oeste francés.



Partners 2017