30 de agosto de 2014

IMÁGENES | Galería de la Vuelta a España

JUEGO | Elige tus 3 MOV para la etapa de mañana

Los esperados cortes por el viento lateral acabaron apareciendo en la octava etapa de la Vuelta a España 2014 -la más larga de la carrera, sobre 207 km entre Baeza y Albacete- y provocaron enorme tensión en un pelotón cuyos dos primeros clasificados, Alejandro Valverde y Nairo Quintana (Movistar Team), pudieron salvar el día sin ceder tiempo, aunque no sin sobresaltos.

A una treintena de kilómetros del final, y después de un magnífico trabajo de colocación por parte de Erviti, Izagirre, Castroviejo, Herrada o Malori, murciano y colombiano se filtraron junto a Andrey Amador entre las cincuenta unidades que formaron el primer corte. Por desgracia, y cuando la situación parecía normalizada a 10 km de meta, un segundo tirón provocó una nueva selección, que sí salvó Alejandro pero que Nairo y Andrey hubieron de solventar en un postrero esfuerzo, acompañados por el Giant de uno de los favoritos para la etapa, John Degenkolb.

Con Bouhanni (FDJ) como vencedor final en la capital albaceteña, Valverde y Quintana pudieron respirar tranquilos al mantenerse en lo más alto de la general -15" entre ambos- y pensar ya en la segunda llegada en alto: Valdelinares (1ª, 10'2 km al 5'8%), precedido por el Alto de San Rafael (2ª) y punto culminante de 185 km con arranque en Carboneras de Guadazaón.


DECLARACIONES:
Alejandro Valverde: "Ha sido un final de locos, pero era de esperar, sabemos que Albacete nunca falla: con estas rectas y el viento que hay siempre se provocan cortes. Estábamos todo el equipo bien atentos, muy bien colocados, y gracias a mis compañeros al final hemos entrado en el corte bueno y hemos salvado bien el día. Venía oyendo algo por el pinganillo, aunque había mucho ruido y no lo escuchaba bien y no sabía exactamente si Nairo venía cortado o no. No podía mirar atrás porque bastante tenía con mirar la rueda de delante. El equipo ha estado de diez en toda la aproximación para dejarnos bien situados y después era difícil poder estar todos en ese primer grupo, han hecho un gran trabajo. Mañana vuelve la montaña y será otra etapa importante. Valdelinares es una subida que creo que nos va bastante bien a los dos. Es exigente porque tiene una pendiente constante en muchos tramos y se sube a 2.000 metros, que es una altitud que ya se nota. A ver si nos responden las piernas y podemos aguantar para estar delante tanto Nairo como yo".

Nairo Quintana: "Ya estábamos avisados del viento que iba a soplar al final y sabíamos que había que estar atentos. Cuando hemos llegado a la zona había muchísima tensión con el viento. Venía todo el grupo estirado y empezó a cortarse todo. He tenido que tapar un hueco y con el segundo no he podido. Me he quedado un momento encerrado, los compañeros se han quedado atrás y el único que ha quedado adelante ha sido Alejandro. Al hacerse el corte hemos preferido abrir el abanico con los Giant, que sabía que les interesaba recuperar terreno para pelear la etapa, y por fortuna hemos podido rehacernos para coger de nuevo el pelotón y salvar la etapa. Hemos cumplido el objetivo del día que era librar la jornada sin perder tiempo".



Partners 2017